Google+

14 dic. 2016

Legio Delegatus | Hijos del Emperador


"La rememoradora no sabía qué esperar del camarote de un capitán de la legión. Para su gusto los Hijos del Emperador tendían al exceso en la ornamentación, y temía encontrarse una cámara repleta de dorados y adornos innecesarios. Sin embargo la sobriedad y elegancia de la decoración le sorprendieron. Las paredes se encontraban revestidas de ricas maderas de tonos oscuros, y sólo ocasionalmente una pintura de sobrecogedora belleza o un arma ornamental decorada por la mano de un experto orfebre rompían la elegante austeridad de la decoración. El ambiente aristocrático y el diseño de las maderas la trasladaron al instante a las lujosas mansiones de las familias nobles terranas a las que había acudido tantas veces para participar en sus fiestas y eventos culturales.

El sirviente la guió a través de una sala a modo de recibidor de la que surgían varias puertas hacia las diferentes dependencias del capitán. La habitación a la que accedieron a continuación era un despacho ocupado en su mayor parte por una mesa de madera oscura con el águila palatina incrustado en oro en su frontal. La pared de la izquierda se encontraba ocupada por unos anaqueles repletos de pergaminos y viejos tomos, mientras la contraria estaba dotada de una claraboya desde la que se podía observar la inmensidad del espacio exterior. Sin embargo Lyuba no se percató de las antiquísimas ediciones que en otras circunstancias hubiesen hecho las delicias de cualquier escritora como ella. Tampoco la sobrecogió la belleza del paisaje estelar, que por desgracia se podía disfrutar en tan escasas ocasiones a bordo de una nave de guerra. Toda su atención se encontraba centrada en la figura que, situada tras la mesa del despacho, se había levantado a recibirla.

Aunque la escritora había visto astartes con anterioridad nunca se había acercado tanto a uno, y mucho menos en una habitación de aquellas dimensiones. Su enorme tamaño, aun sin armadura como se encontraba, hacía que pareciese ocupar cada rincón del despacho y que Lyuba se sintiese como un ser insignificante en su presencia. El capitán vestía una túnica de seda púrpura con el águila palatina bordado con hilo de plata sobre el pecho. Sobre sus anchos hombros descansaba una capucha , que al estar retirada permitía ver sus rasgos labrados en mármol y enmarcados por un pelo gris cuidadosamente cortado. La belleza de los astartes se escapaba de los estándares de la población mortal, pues los profundos cambios en su genética producían una osamenta hipertrofiada y una musculatura antinatural, pero la rememorador pensó que si alguno podía ser llamado bello, era aquel. No sólo por sus rasgos apolíneos ni por el musculado cuerpo que se adivinaba bajo los pliegues de la túnica, sino por la extremada elegancia y fluidez de sus movimientos así como por lo decido y al mismo tiempo encantador de su expresión. Cuando habló, el tono de su voz acabó de sobrecoger definitivamente a la terrana:

- No se imagina qué enorme placer me produce el que haya aceptado mi invitación. Soy Páivatar Restor, capitán de la 32ª compañía - Dijo mientras avanzaba hacia ella tendiéndole la mano.

- El placer es todo mío capitán, es un honor ser recibida por un héroe de la legión - Contestó la rememoradora mientras la inmensa mano del astartes estrechaba la suya con inesperada delicadeza.

- Muchas gracias señora Navicov - dijo sonriendo mientras le indicaba un sillón de cuero al otro lado del escritorio - No es necesario que alimente usted mi vanidad. Soy un simple capitán de línea, aunque ocupar un puesto en la legión elegida del Emperador es en sí mismo el mayor de los orgullos."

Páivatar Restor, Capitán de la 32ª compañía
Creo que esta es una de las miniaturas de las que más transformaciones he visto. La mayoría, como la mía muy sencillas, simplemente añadiendo un arma distinta o cambiando ambos brazos. La verdad es que me parece una miniatura genial, con muchas posibilidades y muy agradecida a la hora de pintarla. Además venía con la caja de Betrayal at Calth, así que había que aprovecharla.

La trasformación no tiene ningún misterio, simplemente le corté el crozius que llevaba la miniatura original y le puse la hoja de una alabarda de los Caballeros Grises para representar una Lanza Fénix de los Hijos del Emperador.


El pintado ha sido igual que el del resto de infantería, aunque en esta ocasión le apliqué tinta morada en los huecos para acentuar las sombras. Además las luces del aerógrafo están aplicadas con una mezcla de blanco y violeta en proporción 2:1, en lugar de usar el Violeta Azul que había usado hasta ahora. Creo que de ahora en adelante será este color el que utilice para iluminar y guardaré el Violeta Azul para los perfilados. La capa y el penacho están pintados con Sotek Green de GW con un lavado de tinta azul en los huecos y luces en Turquesa Halcón Milenario de Vallejo.


Finalmente dejo aquí una foto de los primeros mil puntos que he pintado (en realidad son unos 1150), y que me servirán para jugar unas partidas de Zone Mortalis, porque la verdad es que me muero de ganas por estrenarlos.

Foto de familia 1000 puntos

2 comentarios:

Prime-alber dijo...

Este domingo se estrenan!! Y a 1150 si te apetece... Jajajaja

Señor Serviorco dijo...

Está muy bien! Y la foto de familia ya mola tres puñaos. Deseando ver su estreno.
Un saludo

Publicar un comentario