Google+

19 dic. 2016

Legio Custodes | Prueba de pintura


"«Amon» era el comienzo de su nombre, la primera parte. La segunda parte era «Tauromachian», y ambas palabras juntas solían servir en la mayoría de las circunstancias en las que se escribía o se pronunciaba su nombre. Era Amon Tauromachian, custodio del primer círculo.

Si no sufrían una muerte violenta, los custodios solían tener unas vidas bastante largas y eran mucho más longevos que los humanos normales. A lo largo de esas vidas prolongadas acumulaban nombres cada vez más largos. Tauromachian no era un nombre de familia, pero al menos describía la ocupación de la rama sanguínea que había proporcionado su origen genético. Luego llegó «Xigaze», el lugar de su nacimiento orgánico, seguido de «Lepron», el hogar de sus estudios formativos, y a continuación, «Cairn Hedrossa», el sitio donde había recibido su primer entrenamiento en el combate con armas. «Pyrope», que ocupaba el lugar decimoséptimo en aquella secuencia de nomenclaturas, recordaba su primera experiencia de combate real, cuando lo desplegaron en aquella estación orbital. Y así, una y otra vez, cada nombre honraba un momento importante de su vida. Cada nombre se lo otorgaban de un modo formal los señores del primer círculo. «Leng» formaría parte de su nombre a partir de ese momento, el añadido más reciente, como reconocimiento de su logro en el juego de sangre. 

El nombre completo de cada custodio quedaba grabado en el interior de la placa pectoral de su armadura dorada. La lista de nombres comenzaba en el cuello, en el lado derecho, donde sólo se veía el primer elemento, y luego se adentraba en el interior, enroscándose como una serpiente oculta y delgada por el interior de la coraza. Algunos custodios como Constantin, los veteranos más antiguos, habían acumulado tantos nombres que habían cubierto el interior del torso de la armadura y las colas de sus serpientes de nombres recorrían la zona ventral y se enroscaban como cinturones grabados alrededor de las decoraciones abdominales. El nombre de Constantin Valdor tenía mil novecientos treinta y dos elementos de longitud."


Cuentos de la Herejía - Juegos de sangre
Dan Abnett

Para gran parte de los aficionados al mundo de Warhammer 40K los Custodes siempre han sido una figura mítica. Yo al menos pensaba que no los iba a ver nunca hechos miniaturas, de modo que el anuncio de su salida en la caja de Prospero fue una sorpresa y una gran alegría. Por supuesto me hice con una caja en cuanto pude, ya que no sólo incluye a los míticos pretorianos del Emperador, si no también a las Hermanas del Silencio. Estas últimas sólo habían aparecido hasta ahora en la Herejía de Horus (aunque GW trate de meterlas con calzador en 40K), pero para los aficionados a la Herejía, sobretodo después de las novelas de los Mil Hijos y los Lobos Espaciales, no eran menos míticas que los Custodes, y su salida también ha sido una novedad más que bienvenida.


De momento he pintado este Custodio para ver qué tal se me daba y tomar algunas decisiones respecto a como pintarlos. La verdad es que ha sido realmente fácil y rápido, y he quedado bastante contento con el resultado. Los pasos para el pintado han sido los siguientes:


- Imprimación en negro.
- Capa base a la armadura de Baltasar Gold (GW ha sacado un dorado en spray, pero me parece demasiado brillante, y además cada vez me gustan menos las pinturas metálicas en spray)
- Luces con pincel seco a la armadura con Auric Armour Gold.
- Lavado de Tinta Sepia de Vallejo a toda la armadura.
- Las partes rojas de la armadura están pintadas con el nuevo efecto gema (Spiritstone Red) de GW directamente sobre el dorado, un recurso fácil y rápido que creo que va a empezar a ver en muchos marines. A continuación he aplicado un poco de tinta negra en los bordes de la hombrera para perfilar.
- Las partes metálicas están pintadas con Leadbelcher y tinta negra. Excepto la hoja de la lanza, a la que apliqué tinta azul.
- El resto tiene poco misterio, he usado las combinaciones habituales para los rojos, marrones y negros.


La peana pertenece a la marca MicroArtStudio. Quería unas peanas que simulasen el suelo del Palacio Imperial, y estas me resultan muy aparentes, de modo que me he hecho con unas cuantas para la pequeña fuerza de la Legio Custodes que tengo en mente.

0 comentarios:

Publicar un comentario