Google+

21 sept. 2015

La Cruzada Nafticó | Campaña Wh40K


"Enmarcada en el corazón del Segmentum Ultima, no lejos de la peligrosa región conocida como el Torbellino, se encuentra la Nebulosa Nafticó, una conflictiva región de la galaxia perdida para el Imperio del hombre desde hace más de mil años.

Sus inconmensurables tormentas gaseosas de incontables colores bañan los escasos mundos habitables que se pueden encontrar dentro de su fronteras. Estos, que un día fueron el hogar de millones de almas imperiales, se encuentran bajo el dominio de múltiples xenoformas y herejes que, como aves carroñeras, se hicieron con sus restos cuando la guerra se extendió por la nebulosa, terminando con el dominio imperial.

Los registros indican que corría el fecha estelar de 995.M39 cuando un terrible mal se cernió sobre la en aquel tiempo próspera nebulosa. Una inmensa invasión, un Waaaagh aglutinado por el caudillo conocido bajo el autoproclamado título del Architruturador de Nafticó, irrumpió en los dominios del Imperio y comenzó a arrasar un planeta tras otro en una imparable orgía de destrucción y cuerpos triturados. La lucha fue encarnecida, y los sectores cercanos enviaron inmensos ejércitos de refuerzo que se inmolaron junto a los autóctonos en la defensa de una nebulosa que como pronto se hizo patente, estaba perdida desde el inicio de la invasión. Tal era el tamaño del impensable ejército reunido por el Architriturador.

Así la Nebulosa Nafticó fue consumida por las llamas de la guerra, sus mundos arrasados, y los escasos supervivientes exiliados. La región se mantuvo en cuarentena, estableciendo un perímetro de seguridad vigilado en todo momento por fuertes flotas de guerra que se encargaban de destruir los escasos pecios orkos que trataban de dejar la nebulosa.

Sin embargo el Waaagh nunca llegó a salir de los límites de la Nebulosa Nafticó. La autoridad de su gran caudillo finalmente decayó, y las diferentes tribus comenzaron una guerra intestina que llevó una nueva ola de destrucción a los ya de por sí devastados planetas, pero que, al menos, detuvo la invasión. La nebulosa estaba perdida, pero las regiones adyacentes parecían librarse de la amenaza del Architriturador.

Desde entonces han transcurrido más de mil años. Los mundos de la nebulosa han caído en el olvido, y los escasos intentos por recuperar su dominio han terminado en sonoros fracasos para los ejércitos del Emperador. La región ha sido tomada por herejes en busca de refugio y múltiples razas alienígenas, cada una ocupada de sus propios intereses, mientras los pieles verdes siguen poblando muchos de los planetas.

Sin embargo la Nebulosa Nafticó no ha sido olvidada por todos en el Imperio, y una nueva esperanza se cierne sobre ella.

En el centro mismo de la región, ejerciendo como su núcleo político, pero sobretodo como su corazón y espiritual, se encontraba el mundo altar de Filania cuyas cúpulas doradas llenaban de regocijo el alma de los millones de peregrinos que cada día llegaban al planeta para visitar la tumba de San Armatio.

La historia de la vida del santo imperial había servido de inspiración para los pobladores de la nebulosa desde su adhesión al Imperio, y su poderoso recuerdo había otorgado gran poder a la Eclesiarquía entre los mundos de la región, pero ahora la tumba de este hombre tan inspirador vaga ahora por el espacio solitaria y olvidada.

Sin embargo el nombre de San Armatio no fue olvidado por todos, y los templos dedicados a su nombre fuera de la Nebulosa siguen cantando sus alabanzas y manteniendo fuerte la fe en su bondad. Tanto es así que entre sus fieles más reconocidos se encuentra un hombre de gran poder, un hombre que entre otros muchos títulos de renombre recientemente ha sido nombrado Mariscal General de la franja proximal del segmento Ultima, un hombre con una visión y los medios para conseguirla, un hombre dispuesto a llevar la luz del Emperador de nuevoa la Nebulosa Nafticó, un hombre deseoso de poder arrodillarse ante la tumba del santo por el que siente una infinita devoción, Lord Polonio de Tropalia.

Así, bajo el mando del devoto general, los regimientos de la guardia imperial, y las fuerzas de choque de los capítulos Astartes, se han aglutinado en las fronteras de la nebulosa, las factorías de los Mundos Forja se encuentran trabajando a máximo rendimiento, y los sacerdotes proclaman sus plegarias entre las filas de soldados prestos para el combate. Pues la Cruzada Nafticó ha comenzado..."

Algo que cualquier jugador de 40K sabe es que en cuanto se juntan unos cuantos aficionados que mantienen contacto entre si, en seguida comienzan los planes lanzados al vuelo para hacer campañas, muchas veces excesivamente ambiciosas.

Sin embargo en el último torneo de La Armada, al que desgraciadamente no pude acudir, los asistentes sentaron las bases para comenzar una campaña entre los residentes en Madrid y alrededores que se quisieran apuntar, partiendo de la premisa de hacer algo muy sencillo, que sirva de excusa para quedar a jugar más a menudo.

Aunque inicialmente la idea no fue para nada mía, y yo simplemente me sumé con entusiasmo cuando me la expusieron, al acercarse la fecha propuesta para empezar la campaña parecía que una vez más todo iba a a caer en saco roto, de modo que me decidí a escribir una reglas y un trasfondo que nos permitieran jugar con libertad y sin trabas, pero manteniendo un hilo argumental y el sabor de una campaña. 

Las reglas que escribí son estas, y como parece que  han gustado, nos disponemos a empezar la campaña con la llegada del mes de Octubre:

Reglas de la campaña

1. Bandos: Desde el punto de vista de la campaña existen dos bandos: El Atacante (imperial) y el Defensor. Los jugadores, al inicio de la campaña, podrán elegir a qué bando pertenecen o si en cambio no pertenecen a ninguno de ellos. Estos últimos serán llamados jugadores neutrales.

2. Planetas: Existen 5 planetas de importancia táctica en la nebulosa. Estos planetas se describen de la siguiente manera:

    1. Nombre y tipo de planeta.
    2. Control: A lo largo de la campaña los bandos en disputa obtendrán 1 Punto de Control por cada batalla que venzan en un planeta. Al final de cada ronda, el bando que tenga más puntos de control en cada planeta se considerará que controla dicho planeta. Aquellos planetas que cuenten con el mismo número de puntos de control de ambos bandos o sin ninguno de ellos, se considerará no controlado.
    3. Zona especial: Todo planeta cuenta con una localización en la que, en caso de desarrollarse una batalla en ella, determina unas reglas especiales que se pueden aplicar.

Al inicio de la campaña (como se muestra en el mapa presentado al inicio de esta entrada) ambos bandos comenzarán con 1 punto de control en uno de los planetas, y por lo tanto lo controlarán, de modo que 3 de ellos se encontrarán no controlados.

3. Rondas: Cada ronda durará un mes. Durante este periodo los contendientes pueden jugar batallas entre sí siguiendo estas normas:
    • Los jugadores neutrales se pueden enfrentar libremente a jugadores de ambos bandos o a otros jugadores neutrales.
    • El resto de jugadores preferiblemente se deberán enfrentar a un jugador del bando contrario o a jugadores neutrales. Sin embargo, si así lo desean, pueden enfrentarse a un miembro de su propio bando. 
    • En el caso de que se enfrenten dos jugadores del mismo bando o dos jugadores neutrales, estos disputarán la batalla de forma normal,  Al terminar el ganador deberá tirar 1d6, con un resultado de 4+ su victoria se la anotará el bando atacante, en caso contrario será el bando defensor el que se anote la victoria.
    • No existen límites (máximo ni mínimo) al número de batallas que un jugador puede jugar en cada ronda, pero terminado el mes de plazo cualquier batalla contará ya para la ronda siguiente.
    • Al final de cada ronda se hará un recuento de los puntos de control obtenidos por cada bando en dicha ronda, lo cual determinará quién controla cada planeta al final de la ronda. El bando que controle más planetas se considerará que "va ganando", mientras que el bando contrario será el que "va perdiendo". Este estado de cada bando se mantendrá hasta el inicio de la próxima ronda, y tendrá influencia en determinadas reglas de la campaña que se explican más adelante.

4.Batallas: Las batallas se jugarán empleando misiones de Vórtice de guerra tal y como aparecen dentro del reglamento, y aplicando las siguientes reglas:
    • Los ejércitos contarán con 1650 puntos. Las listas usadas podrán variar en cada partida. La única regla  establecida es que la lista de ejército de cada jugador debe incluir siempre un destacamento principal del ejército con el que se ha inscrito en la campaña. 
    • La inclusión de aliados y otras situaciones especiales se hará de mutuo acuerdo entre los jugadores que disputen cada batalla. 
    • El despliegue “Asalto de vanguardia” de 7ª edición será sustituido por el despliegue “Punta de lanza” de la 5ª edición.
    • Todos los objetivos tácticos que otorguen 1d3 PV en su lugar otorgarán siempre 2 PV
    • Los objetivos tácticos que un jugador robe al inicio de su turno y sean imposibles de cumplir debido a las composiciones iniciales de las listas se descartarán automáticamente robando otro objetivo en su lugar. Los mismo ocurrirá con el objetivo táctico 41 “Reconocimiento” ya que en la campaña no se aplicarán las reglas de objetivos misteriosos.
    • Antes de cada batalla ambos jugadores tiran 1d6, el ganador podrá elegir el planeta en el que se desarrolla la batalla. Si es un jugador neutral el que debe elegir planeta, lo hará aleatoriamente: Los planetas se presentan más adelante numerados del 1 al 5, de modo que se determinará el planeta en disputa tirando 1d6. En caso de que el resultado obtenido sea un 6 el jugador neutral podrá elegir el planeta en el que se disputa la batalla.
    • Un jugador no neutral (perteneciente a uno de los dos bandos) no puede elegir luchar en el planeta controlado al inicio de la campaña por el bando contrario (es decir Filania en el caso de los defensores y Nousena en el caso de los atacantes) a no ser que su bando controle al menos tres planetas al inicio de la actual ronda de campaña.
    • No existe ninguna limitación al número de batallas que se pueden jugar en cada planeta en cada ronda.
    • Antes de cada batalla el jugador del bando que va perdiendo, o el jugador neutral si uno de ellos se enfrenta a un miembro del bando que va ganando, decidirá si la batalla se desarrolla en la zona especial del planeta y por tanto se aplican las reglas especiales asociadas a ella. Si no se dan estos casos (no hay jugador neutral, los jugadores pertenecen al mismo bando, o ambos bandos van empatados) las reglas se aplicarán solo si existe mutuo acuerdo entre los jugadores. En este último caso, si no existe acuerdo se decidirá si se aplican o no mediante una tirada enfrentada entre los jugadores.
    • Al final de cada batalla el bando del jugador vencedor se anotará un punto de control (PC) en el planeta donde se dispute la batalla. Si el vencedor es un jugador neutral  el bando de su oponente perderá un punto de control en ese planeta. En caso de que el perdedor no tuviese puntos de control en el planeta, el bando contrario ganará un punto de control en él.

5.Victoria: Al final de las 5 rondas, se realizará el recuento habitual para ver qué bando controla cada planeta. Para obtener la victoria un bando debe controlar más planetas que su rival y controlar al menos 3 planetas. Si no se dan estas condiciones, los jugadores neutrales se considerarán los vencedores.


Planetas 

Se empleará este orden para determinar el planeta en el que se disputa la batalla. En la descripción de cada planeta se especifica su situación de control al inicio de la campaña:
  1. Filania: Mundo Altar. Controlado por el bando defensor (1 PC de los defensores y 0 de los atacantes). Zona especial: Hangares de suministros (Durante esta batalla toda unidad que se encuentre controlando un objetivo cuenta con la regla especial Enemigo Predilecto)
  2. Morskoy: Mundo Forja. No controlado (0 PC de ambos bandos). Zona especial: Complejos Manufactorum (Por cada vehículo destruido durante la batalla se debe tirar 1d6. Con un resultado de 6 dicho vehículo pasa a encontrarse en reservas activas)
  3. Nousena: Mundo Letal. Controlado por el bando atacante (1 PC de los atacantes y 0 de los defensores). Zona especial: Terreno volcánico (Todo el terreno difícil es considerado terreno peligroso durante esta batalla)
  4. Haegun: Mundo Colmena. No controlado (0 PC de ambos bandos). Zona especial: Regiones de noche eterna (Las reglas de combate nocturno se aplican durante toda la batalla)
  5. Siparo: Mundo Fortaleza. No controlado (0 PC de ambos bandos). Zona especial: Sistemas fortificados de defensa (Durante esta batalla las coberturas ofrecidas por elementos de escenografía mejoran en 1 punto)

Bandos en conflicto

Una vez establecidas las reglas y las condiciones de inicio de campaña, los jugadores han elegido bando, quedando estos conformados de la siguiente manera:
    • Atacantes: Hermanas de Batalla (Gonfrask), Águilas Rojas (Marines espaciales con tácticas de Ultramarines) (Lu) y Ángeles Sangrientos (Bayron)
    • Neutrales: Ángeles Oscuros (Martineando), Eldar Oscuros (Búho), Eldar (Von Speek) y Orkos (Fiz)
    • Defensores: Marines Espaciales del Caos (Lord Príncipe) y Mechanicum Oscuro (Will)

Reglamento

En el siguiente enlace se puede descargar el reglamento que hemos elaborado con las regla anteriores y el trasfondo de los diferentes ejércitos: La Cruzada Nafticó.

------------------------------------------------------------------------------

Esto es todo de momento, ya solo queda que os dados comiencen a rodas y la Nebulosa Nafticó arda con las llamas de la guerra.

Antes de terminar me gustaría hacer un llamamiento a otros grupos de juego que quieran sumarse a la campaña. Como se puede ver por la sencillez de las reglas, es posible jugar la campaña con grupos separados de jugadores que ni siquiera lleguen a jugar entre sí, simplemente los resultados de los diferentes grupos se irían añadiendo a los nuestros en el cómputo global de la campaña. De modo que aunque no vivan en Madrid, o ni siquiera en España, estaríamos encantados de sumar células de frikismo warhammero a nuestra campaña, que está abierta a todos los que quieran participar.

Y para ejemplo un botón, pues para esta campaña vamos a contar con un grupo de juego formado por nuestro compañeros de El Peón y el Rey, que desarrollarán sus batallas de forma paralela uniendo sus resultados a los nuestros para engrosar así el volumen de la guerra y la destrucción desatados en la Nebulosa Nafticó.

1 comentarios:

Señor Serviorco dijo...

Esto pinta muy muy bien. Nos unimos encantados.
A ver cómo se da la cosa.
Un saludo!

Publicar un comentario