Google+

15 oct. 2014

Venganza | La Maldición de Solumque



Hakon no conseguía entenderlo, a pesar de haber sido expulsado por los seguidores del Dios-Cadaver varios de sus hombres habían sido bendecidos con mutaciones por su señor. Eso sólo podía significar una cosa: la mirada del abuelo Nurgle estaba sobre ellos y era el momento de seguir presionando. Ordenó a Sudario que localizase a la banda que se auto denominaba "el refugio " con sus artes oscuras y corrió ha enfrentarse de nuevo a ellos.


Nuevo enfrentamiento contra Fada en el que intentaré vengarme por la pérdida de mi ogrete. A ver si gestiono mejor al marine esta vez. La partida consistía en tomar 5 objetivos y duraba 8 turnos. 

Elijo desplegar en el lado izquierdo de las imágenes y empieza desplegando Fada: su lanzagranadas en el centro con el marine debajo para poder apoyar cualquiera de los flancos, siendo el más potente el de abajo, con3 hombres en la torre gris y su arbitres por las cercanías.
Centro del despliegue imperial

Flanco superior, a la salida del sol

Yo despliego en la torre central a mi ametralladora y un tirador, con Sudario y el plasma escondidos para intentar usar el hechizo de portal y cazar al salamandra. Abandonó el flanco superior y formo 2 grupos de asalto: uno por la rampa inferior, formado por mis nurgletes y mi segundo tirador, y otro por el suelo, con el resto.
Mi centro de disparo

Grupo de ataque en el flanco inferior

Como de costumbre, los primeros turnos consisten en aproximarse, con avance general de mis seguidores de nurgle tanto hacia el objetivo del centro como por la pasarela inferior, mientras los leales cogian líneas de tiro. El marine amenazó con reforzar el ataque desde la torre gris, pero parecía preocupado por el rifle de plasma que cubría el centro caótico.


Hacia el tercer turno comienzan los disparos de verdad, cayendo en rápida sucesión uno de mis guerreros y dos tiradores de Fada (uno de ellos con lanzagranadas que quedó fuera de combate al caer desde lo alto del edificio que ocupaba).



Viendo un momento de superioridad, decido lanzar al asalto a mis nurgletes por la pasarela, pero ninguno llega debido a un eficaz fuego defensivo del arbitres y la pandillera, que los arroja por el otro lado de la barandilla hasta el duro suelo.
Los nurgletes son abatidos

No contento con la carga fallida, comienzan a escasearme las municiones y se me inutiliza el rifle de plasma y el rifle automático con crack shot. Así que oculto a mis hombres que controlan 3 objetivos.
Las fichas azules son armas encasquilladas

Mis tres objetivos

Aún así, intento no perder la iniciativa y vuelvo a cargar por la pasarela maldita hacia las posiciones y el objetivo imperial, esta vez con Hakon y su espada demoniaca. Gracias a su armadura consigo llegar al combate y perforó la defensa salamandra. Llegados a este punto Fada se retira para no sufrir mas bajas. 

En la fase postbatalla no comercie para ahorrar para un nuevo ogrete sin acordarme que eso tenía consecuencias: murió mi nurglete con sangre ácida y el Susurrador fue secuestrado, lo que me costó 30 créditos. Así que victoria pírrica donde las haya. 

0 comentarios:

Publicar un comentario