Google+

19 dic. 2013

Jason Jasper | Rogue Trader


"Los salones de aquella centenaria mansión permanecían enormes y cálidos en su memoria, su atmósfera, segura y tranquila, bañaba al que permanecía en ellos de una sensación de sosiego, a la que nadie podía resistirse. Sin embargo el propio capitán Jasper sospechaba que la nostalgia había modelado aquellos recuerdos, grabados a través de los ojos de un niño. Al cerrar los ojos volvía a ver con claridad el blasón familiar repetido, una y mil veces, en los cuadros de sus antepasados y en las mullidas alfombras que revestían los interminables pasillos. Los años que había pasado allí, mientras aun conservaba la impagable virtud de la ignorancia, le parecían ahora el único tiempo en el que había vivido realmente, pero la galaxia no le había permitido permanecer al margen por mucho tiempo. Envidiosa de su felicidad, le obligó a abrir los ojos y descubrir que la única realidad, la única verdad, era la guerra por la supervivencia, y que nada ni nadie, bajo ningún concepto, cuidaría de él si no lo hacía él mismo.

- Capitán, el canal de comunicación se encuentra abierto como pidió.

El rumbo tomado por sus recuerdos le había devuelto a la realidad, pero la voz de Kuriov fue el faro que le llevó de nuevo hasta el puente de mando. El viejo comerciante siempre había tenido la virtud de hacerle ser realista, pero el capitán sospechaba que su antiguo tutor había estado esperando a que terminase de paladear sus recuerdos, antes de recordarle que tenía asuntos que atender.

- Gracias Oleg, a partir de ahora todos atentos, no estoy seguro de por donde nos pueden salir estos perros.

El capitán respiró profundamente y con un pensamiento conectó su puesto al canal abierto con la nave que aparecía en sus sensores. Los enlaces noosféricos de la nave funcionaban mejor que nunca, tenía que reconocer que el trabajo del adepto Tharen era algo excepcional, aunque ya había aprendido a no felicitarle, si no quería recibir a cambió una larga y monótona secuencia de datos de eficiencia elctro-conductiva que jamás llegaría a comprender.

- Al habla el capitán Jasper de la nave Resurgimiento, su sistema de propulsión se encuentra inoperativo, y las lecturas de su reactor indican que los sistemas de soporte vital se encuentran al borde del colapso. Este es el primer y último aviso, entreguen su mercancía o serán destruidos.

Una larga descarga de estática inundó el canal cuando Jasper solicitó contestación. Parecía que el silencio sería la única respuesta que obtendría a su ultimátum. Sin embargo, desde el fondo de aquel ruido surgió una voz, distorsionada sin duda por el daño que había sufrido el sistema de comunicaciones de la nave asediada.

- Por el Emperador Jason, ¿de verdad eres tú? Ja ja ja, y yo que siempre me había negado a creer los rumores... nunca pensé que un niño mimado como tú sería tan valiente como para hacer algo así. Entiendo que no te gustase lo que le hicimos a tu papá pero esto es una estupidez, te guste o no el Imperio está de nuestro lado. Y pagarás por esto – El tono jocoso con el que aquella voz parecía querer burlarse del capitán desapareció al pronunciar esta última sentencia.

- No si no saben que he sido yo. Hasta ahora me ha ido muy bien, simplemente no dejareis ningún rastro tras vosotros, a no ser… que quieras hacer un trato.

- ¿Contigo? - El tono de burla volvió a inundar el canal – No me hagas reír, nunca has sabido tirarte un farol. Ya te has divertido bastante, si os marcháis ahora con ese cascarón al que llamas nave, repararemos nuestros motores y nadie sabrá qué nos ha pasado.

- He de reconocer que has legado hasta el final siendo el auténtico bastardo que siempre has sido. Estúpido y fiel a ti mismo hasta la muerte, hasta nunca Lerrick.

No necesitó ni pronunciar la orden, los cables dorados que, escondidos bajo el pelo de la nuca, conectaban el córtex de su cerebro con el trono de mando, se encargaron de transmitir sus deseos al indomable espíritu máquina de la Resurgimiento. Las lanzas de proa comenzaron a destellar cuando se llenaron de energía, la luz se atenuó en todas las cubiertas mientras más potencia era destinada al sistema de armamento. Cuando llegó el momento oportuno Oook parpadeó frente a la runa que se encendía en su holopatalla y el inmenso poder de las armas de lucha naval se desató sobre el enemigo. Las calibraciones del Jokaero habían sido tan precisas como de costumbre y el haz de pura energía impactó sobre el generador de plasma de la nave que, sin propulsión y a la deriva, ofrecía un blanco inmejorable.

La embarcación de la corporación Genuer pareció resistir el impacto por un momento, pero el capitán sabía que solo se trataba de un espejismo. En cuanto las lanzas impactaron sobre el recubrimiento del reactor, el plasma comenzó a inundar los pasillos de la nave hasta que esta empezó a emitir un tenue brillo mientras se fundía desde el interior. En medio de la inmensidad del espacio, en aquel terrible silencio, todo parecía ocurrir a cámara lenta, hasta que la inundación llegó a las reservas de munición. En un instante, lo que había sido uno de los orgullos de la corporación, uno de sus cargueros artillados más grande y poderoso, desapareció para siempre convertido en una inmensa bola de gas incandescente que se dispersó tan rápido como había aparecido.

No hubo gritos de júbilo en el puente revestido de madera de la Resurgimiento. La emboscada que habían planeado durante meses había salido a la perfección, pero la única recompensa había sido el sabor amargo de la venganza. Jasper no podía dejar de lamentar que se hubiese encargado la capitanía a un insensato como Lerrick, No podía comprender aquella absurda lealtad hacia una familia a la que él no pertenecía y que no había hecho más que utilizarle para cumplir sus sucios designios. Estaba seguro de que cualquier capitán profesional habría defendido su vida y la de su tripulación antes que la estúpida mercancía, incluso algunos de ellos se habrían unido a él, aunque el resto habrían muerto de todas formas, por supuesto. La auténtica realidad de todo aquello era que, por justa que él creyera su causa, habían atacado a una nave imperial, y no era la primera, de modo que no solo su licencia sería revocada si el Administrorum se enteraba, si no que acabaría en una sucia celda en la que esperaría el día de su ejecución, si es que conseguían atraparle con vida.

Cuando ya le tenía en sus manos, el asqueroso ser que había sido Lerrick se había permitido incluso mancillar la memoria de su padre. Jasper siempre había sospechado que aquel mal nacido había estado implicado directamente en la conspiración que había terminado con su familia ultrajada y acusada de herejía, y con sus padres asesinados por la desalmada máquina de la Inquisición. Pero este se lo había confirmado con sus últimas palabras. El recordar que habían vivido tantas cosas juntos cuando eran niños y Lerrick, huérfano de uno de los capitanes de la corporación Jasper, vivía con Jason y sus padres, le llenaba de una rabia que a duras penas era capaz de controlar. El padre de Jasper siempre se había sentido responsable por aquella muerte, y le había criado como si fuera su propio hijo. Y así se lo había pagado el gusano al que acababa de aniquilar."

Me encantan los Rogue Traders, junto al Mechanicum me parecen de lo más carismático e interesante que tiene el trasfondo de WH40K, por eso decidí hacerme una banda de ITEN inspirada en la tripulación de uno de estos contrabandistas. Además esta sería la oportunidad perfecta para incluir miniaturas diferentes, y provenientes de otras marcas, a mi colección, y para usar miniaturas que tenía por ahí sin darles uso.

Quiso la fortuna que justo cuando me ponía a hacer mi banda saliera el Codex Inquisición, que me resulta perfecto para llevar a mi Rogue Trader, Jason Jasper, a las mesas de 40k, con toda la variedad de miniaturas con reglas raras que incluye y la posibilidad de aliarlo a múltiples ejércitos. En concreto a Jason Jasper lo usaré como un Inquisidor del ordo Xenos armado con una Needle Pistol, un arma de energía y armas digitales.

Quiero ir presentando las diferentes miniaturas de la banda según las vaya pintando, aprovechando cada oportunidad para ir ampliando el trasfondo en forma de relato que inicio en esta entrada.

En cuanto a la miniatura, pertenece ala marca Reaper, y la verad es que vi el cielo abierto cuando la encontré, porque estaba buscando como representar al Rogue Trader, para lo que no hay muchas opciones, y creo que esta miniatura es perfecta.

Quería pintarlo con colores que recordaran a los uniformes del siglo XIX como si fuese un dragonero o algo por el estilo. La verdad es que he quedado muy contento con le pintado, no es que sea nada del otro mundo, pero para mi nivel ha quedado bastante bien y estoy satisfecho. por supuesto, un personaje decimonónico, con grandes patillas, lo tenía que pintar pelirrojo (como yo), para que tuviese un aire de galés al servicio de su majestad.

Ya tengo las miniaturas que van a formar la banda y espero irlas pintando poco a poco, sobretodo ciertos simios espaciales que me encantan y que estoy deseando pintar.


1 comentarios:

Señor Serviorco dijo...

Lo has clavado.
Tanto con el Rogue Trader, que son un pasote, como con el proyecto de minis pintadas donde amplias el trasfondo.
Además, siempre me gustó esta mini de Chronoscope. Siendo una gran gama, este Time Chaser (Andre Durand) me parece de lo más puntero. Que encanto Steampunk...

Publicar un comentario