Google+

26 nov. 2013

Guardia de Honor | Guanteletes del Infinito


Desde siempre me ha gustado el concepto de la guardia personal de los generales o los reyes, esos guerreros de élite seleccionados entre los mejores para formar una unidad con características especiales y normalmente hasta un nombre propio. Tanto me gustaba esto que fue uno de los motivos por los que empecé a diseñar mi capítulo propio, ya que quería tener a mi propio Señor del Capítulo con su guardia de honor, los Filos del Silencio.

De hecho las primeras miniaturas que monté ara el ejército fueron estos tres guardias de honor, que incluso usé en su día para jugar un escenario inventado sobre la marcha con el que decidir como narrar este relato en el que acompañan al Señor del Capítulo en su enfrentamiento contra unas Arañas de la Disformidad.

Posteriormente desarrollé un poco más su trasfondo y lo incluí en el Index Astartes de mi capítulo, por si a alguien le interesa.

Para las miniaturas usé piezas de armaduras MKIII de FW, yelmos de Templarios Negros y armas de Caballeros Grises, además de algún otra pieza suelta. Quería que tuviesen un aspecto de caballeros teutones y que destacaran por sus armaduras diferentes y antiguas más que ornamentadas. Las peanas son de la marca Micro Art Studio.

Nausicles
Este primer Guardia de honor representa al portaestandárte del capítulo. Como no quería que ninguno llecase un estandarte, se me ocurrió que, en lugar de la heráldica del capítulo, lo que aumentase el aplomo y las ganas de matar de los marines fuese la mayor reliquia del capítulo, así que está equipado con la Garra del Halcón, una lanza de energía regalada por Jaghatai Khan a Rogal Dorn para simbolizar su colaboración en la defensa del palacio de Terra.

Bagoas
Para diferenciar el campeón del capítulo decidí equiparle con una espada reliquia, la Filia Pasus, ya que además me apetecía tener un marine con una espada a dos manos porque me parece que queda genial. Cuando monté las miniaturas y jugué aquel escenario el campeón se llamaba Próxeno, pero como este fue el que más heridas sufrió durante el enfrentamiento contra los Eldars, decidí que sería incluido en este dreadnought que me ha acompañado desde las primeras batallas de A Cara de Perro.

Cares
Para terminar, el último Guardia de Honor lo equipé con dos espadas para que así todos tuviesen configuraciones diferentes. Me gusta especialmente esa pequeña espada que traen los Caballeros Grises y creo que queda genial junto a otra más grande, en plan espadachín del siglo XVII.

No se que tal me funcionarán en batalla, ya que se trata de una unidad claramente orientada al combate y no dispongo de un Land Raider ni una Storm Raven para llevarlos al combate, pero espero solucionar esto más pronto que tarde.

Ahora le toca el turno a Thanos, mi Señor del Capítulo..

2 comentarios:

Sekiz dijo...

Geniales, la elección de bits me parece muy acertada. Un placer poder poner "cara" a los protas del genial relato de las Arañas :D

¡Un saludo crack!

Will dijo...

Gracias!!

Tenía ya muchas ganas de pintarlos.

Saludos!!

Publicar un comentario