Google+

11 abr. 2011

LEGIÓN XXXIII | Los Fenix de Isstvan

A finales del cuadragesimoprimer milenio la luz del Emperador se está apagando. Varios parpadeos del Astronomicon han provocado la pérdida de centenares de naves que viajaban por el inmaterium y de decenas de planetas fronterizos.

Pero esta catástrofe ya estaba prevista. Hace más de 10000 años Malcador el Sigilita hizo construir potentes máquinas que actuarían de "repetidor" y mantendrían la función del foco astropático el tiempo necesario para... Se construyeron 11 artefactos en planetas estratégicos, pero con el devenir de la historia, siete de dichos planetas están en manos del enemigo (xenos, traidores,...). Con la decimotercera Cruzada Negra de Abbadon devorando ejércitos enteros y el ataque de varias flotas enjambre tiránidas parece que al Imperio no le quedan fuerzas para esta misión contrarreloj de vital importancia, pero sólo lo parece.

El sistema Isstvan ha permanecido en cuarentena desde que en él se iniciara la herejía de Horus, protegido por una poderosa flota de combate y varios renombrados regimientos de la Guardia Imperial. Sólo los más poderosos agentes de la Inquisición del Mechanicum pueden acceder. Toda la Galaxia piensa que se debe al terrible símbolo que representan estos mundos regados por la sangre de los mártires por la causa del Emperador, pero la verdad es otra... más esperanzadora.

Muy pocos saben que un escaso centenar de marines sobrevivieron al bombardeo masivo de Isstvan III, miembros de los Lobos Lunares (los propios hijos de Horus traicionados por su padre), Devoradores de Mundos, Guardia de la Muerte e Hijos del Emperador que habían permanecido leales al Emperador en contra de sus propios Primarcas. A estos se les unieron varias decenas de desertores de los Guerreros de Hierro y Amos de la Noche que se negaron a combatir contra sus hermanos en Isstvan V, así como un pequeño contingente de psíquicos Mil Hijos que se encontraban por la zona en el momento de la catástrofe. No se conoce ningún caso de Portador de la Palabra o Legionario Alfa que mantuviese su fidelidad al Emperador... y sobreviviese.

A partir de estas escasas fuerzas se decidió crear una última legión a la "vieja usanza", con flota propia, tropas de la Guardia Imperial bajo su mando y el mejor equipamiento posible. Tras 10000 años la legión XXXIII, conocida como los Fenix de Isstvan o Pretorianos por su uniforme púrpura y oro, consta de 7 Hermandades compuestas por los sucesores de cada una de las legiones traidores de las que sobrevivió algún marine leal, garantes de sus tradiciones preheréticas. Como tropas auxiliares cuentan con 21 Divisiones de la Guardia, unidades mixtas acorazadas y mecanizadas, apoyadas por las mejores máquinas que Marte puede fabricar.

Y es a esta Legión a la que se le le ha encargado la recuperación de los planetas en los que se encuentran los "repetidores" del Astronomicon en la que se conocería como la Cruzada de la Luz Eterna. Dividida en 7 Grupos de Combate, compuestos por escuadras de las distintas hermandades y divisiones auxiliares, comienzan su despliegue hacia las zonas de guerra comandados por grandes héroes, algunos de los cuales caminaron entre los mismos Primarcas.

1 comentarios:

Guillermo Lopez-Arranz dijo...

Estupendísimo trasfondo. Invita a empezar una campaña pero ¡YA!

Publicar un comentario