Google+

20 abr. 2017

X-Wing | Fotoinforme


- Recibido, Libre de" Impuestos. - Tarn Mison empezaba a notar la rigidez causada por las horas que llevaba empotrado en la cabina de su Ala-X. Pero no se podía hacer otra cosa, porque el transporte GR-75 que podía ver más allá de la punta de su ala derecha necesitaba ser escoltado, o los suministros que esperaba el comando rebelde de Kushit 7 podrían no llegar nunca a su destino. Repleto de personal, equipos de comunicaciones, y tanques de gas tibanna, la mole metálica había comenzado a tener problemas con el hiperimpulsor nada más entrar en el sistema, lo que había obligado a los operativos rebeldes a solicitar ayuda para cruzar el Paso de Ooal, frecuentado por salteadores y piratas. La única fuerza que la Alianza Rebelde había podido reunir en tan poco tiempo eran el Ala-X de Tarn y los dos veteranos BTL-A4 Ala-Y que flanqueaban el Libre de Impuestos.

"Espero que si tenemos compañía no tengan muchas ganas de pelea”, pensó Tarn mientras abría una línea de comunicaciones con los pilotos de los Ala-Y. 

- Oros 2 y 3, quedan pocos kliks para la salida del paso. Si tenemos suerte saldremos de aquí sin ningún encuentro desagradable, pero atentos a vuestros escáneres, y no perdáis de vista el transporte. - Sendos “a la escucha, Rojo 7” sonaron por sus auriculares mientras maniobraba por delante de la proa del GR-75. Al frente empezaba a vislumbrarse el final del angosto paso del cinturón de asteroides de Ooal.

Cuatro flechas amarillas (una de ellas de mucho mayor tamaño que las otras tres) se desplazaban pesadamente sobre el fondo rojo de una cuadrícula. La pequeña pantalla reflejaba algo de luz sobre el poco agraciado rostro de Kavil, que sonrió satisfecho: “Espero que el trato que hicimos con Karaj el Hutt valga la pena”, pensó mientras hacía señales luminosas a los dos interceptores M3-A pesados que flotaban junto a él a la deriva, entre los asteroides. De las ovaladas cabinas salieron destellos confirmando que habían recibido la orden: Encender motores y atacar el carguero con sus cañones de iones para inutilizarlo. El panel de control de su ala-y se iluminó conforme activaba los sistemas de propulsión y el armamento. 

- Chagr, van a salir en cualquier momento, los llevaremos hacia vosotros. Ya sabéis lo que tenéis que hacer. - dijo por el comunicador. El trandoshano que Karaj les había obligado a llevar como sibiló algo que bien podría haber sido tanto una afirmación como recuerdos a los antepasados de Kavil. Nunca se habían caído bien, pero tuvo que reconocer que el carguero YV-666 del reptiloide, armado hasta los dientes, podría resultar muy útil en el asalto al convoy. Tan sólo esperaba que Chagr “no se dejara llevar” y luego hubiera que buscar los suministros entre los restos chamuscados del GR-75. Dejó atrás esos pensamientos mientras aceleraba su viejo ala-y, buscando objetivos sobre los que escupir el fuego de su torreta doble."





Nuestro amigo Dani Yimbo, junto a su compañero de fatigas Antonio Vázquez, vuelve al blog para regalarnos la crónica de una de sus partidas de X-Wing. En esta ocasión nos trae un fotoinforme con un amplio contenido narrativo, como nos gusta en Orgulo Freak.



Emboscada en Ooal es una pequeña escaramuza imaginaria para justificar las ganas que teníamos de echar un rato de X-Wing moviendo naves y haciendo ruido de motores y disparos con la boca mientras echamos unas risas un Domingo por la mañana cualquiera. Ponerle algo de trasfondo siempre enriquece la experiencia, así que nos pusimos a ello y esto es lo que salió...
Turno 1

“Me podría haber callado”, maldijo Tarn mientras veía la amenazadora silueta de un carguero YV-666 en su pantalla y a través del cristal de la cabina. Y no venía solo: A su espalda maniobraba un Ala-Y de color pardo, usando el carguero como escudo. Libre de Impuestos, tenemos hostiles al frente, marca 11, emprendan maniobras evasivas. - ordenó por el comunicador al pesado transporte. Recibido Rojo 7, aquí Libre de Impuestos, trataremos de echarles una mano en lo que podamos. - Tarn empujó la palanca de impulsión del Ala-X para acelerar hacia las naves que tenía delante. Eran sólo dos naves… ¿O no? habían aparecido dos nuevas siluetas en su radar, pero al momento se esfumaron, sólo para mostrarse de nuevo segundos más tarde. “Maravilloso, dos fantasmas”. Oro 2 conmigo, norma de ataque alfa, Oro 3 formación defensiva con el GR-75. Atentos a vuestras pantallas, parece que hay otros dos con camuflaje en los alrededores. ¡Vamos a por ellos! - dijo mientras ponía sus alas en posición de ataque y acortaba el espacio entre él y los dos primeros incursores.

Kavil tenía muy claro que iba a matar a Chagr si salía con bien de ésta. El lagarto había acelerado muy pronto su YV-666, permitiendo que los rebeldes los detectaran antes de lo que él había planeado, haciendo que la emboscada no fuera ya tanto. Estaba volando pegado al enorme casco del carguero del trandoshano, esperando cubrirse y presentar un blanco más difícil. “Bueno, espero que no hayan visto aún a los Scyks”, dijo para sus adentros. Los interceptores M3-A Scyk pesados llevaban dispositivos de camuflaje para despistar a los radares y computadoras de objetivo, así que cabía la posibilidad de que aún no hubieran aparecido en las pantallas de los rebeldes. Pero iba a matar a Chagr de todos modos."

En el primer turno, la mitad de la fuerza escoria se lanza de cabeza contra el convoy rebelde, buscando cortarle el paso. El YV-666 y el Ala-Y de Kavil toman el centro, mientras los dos Scyks se despliegan por el flanco izquierdo para intentar hacer una maniobra envolvente. Los rebeldes reaccionan mandando un Ala-Y al encuentro de los interceptores , mientras que el Ala-X de Tarn Mison y el Ala-Y restante se lanzan al frente para intentar proteger al GR-75, que se mueve más despacio.

Foto de Antonio
Turno 1
Turno 2

"¡Chagr, maldito sea tu apestoso pellejo de lagarto!¿Es que quieres matarme? - Gritaba Kavil por el comunicador. La gorgoteante risa del trandoshano parecía confirmar las palabras del pirata, que pudo esquivar el carguero por centímetros. Y ahí no acababan sus problemas: El repentino viraje lo había puesto en la mira de los dos cazas rebeldes que se les aproximaban. “Ese sleemo lo sabe, y quiere quitarme de enmedio antes de que yo tenga la oportunidad de convertirlo en comida para banthas”. Un furioso manotazo acalló las advertencias dentro de la cabina.

El Ala-X volaba tan cerca de Oro 2 que Tarn pensó que podría estirar la mano para tocar el Ala-Y que formaba en su flanco derecho. Oro 2, céntrate en el carguero YV, yo te cubro. Oro 3, mantén los ojos abiertos, a ver si puedes ver a los dos fantasmas - . El piloto rebelde se concentró en los enemigos que tenía delante. Voy a por el Ala-Y -."

Con el YV-666 al frente (y sobre un asteroide, lo cual le impide atacar este turno), los piratas tratan de encañonar al transporte rebelde para neutralizarlo. El Ala-Y escoria se solapa con el carguero YV mientras trata de hacer un giro koiograno, así que pierde su paso de acción y recibe además una ficha de tensión por la maniobra roja. Kavil ataca al Ala-X de Tarn Mison y consigue quitarle los dos escudos de que disponía. Los dos M3-A atacan con sus cañones de iones, causando al GR-75 dos puntos de daño (dos escudos menos) y dos fichas de iones. Tarn Mison contraataca y deja sin escudos al Ala-Y de Kavil, mientras que los Ala-Y rebeldes reparten sus ataques entre uno de los M3-A y el YV-666, no teniendo efecto sobre el primero e infligiendo dos daños y una ficha de iones al carguero de Chagr.

Foto de Antonio
Las fuerzas contendientes se encuentran en el centro del tapete
Turnos 3 y 4

"Tarn Mison aprieta los dientes mientras sigue al Ala-Y de los piratas, maniobrando para ponerlo en el centro de la mira. La torreta de su enemigo le había dejado sin escudos, pero él también había conseguido impactar, obligando al incursor a realizar una mala maniobra que lo hizo rozar un asteroide. Rojo 7, aquí Libre de Impuestos, tenemos a ese Ala-Y en nuestro escáner, pase a punto 9 para intercepción - bramó el comunicador de la cabina del Ala-X. ¡Recibido! - Respondió Tarn mientras cortaba impulso y daba un fuerte empujón a la palanca de mando para virar a su izquierda… La retícula de su selector de objetivos destelló una vez mientras la nave del pirata quedaba en el centro, y sus cuatro cañones láser bombardearon en secuencia Ala-Y, que se fue despedazando con cada impacto. “¡TE TENGO!” - celebró Tarn mientras viraba para encarar un nuevo enemigo.

Kavil flotaba alejándose de los restos de su Ala-Y. Trasteó torpemente su traje de vacío para activar su baliza de rescate mientras notaba cómo lo envolvía el frío del espacio. No era así como había planeado esta incursión, desde luego. Y todo era culpa de ese maloliente lagarto y su impaciencia. No sólo iba a matarlo, sino que además se haría una chaqueta con su pardo pellejo. Pero antes debía lidiar con otros problemas, como no morir abandonado en el vacío. Desde su posición pudo ver cómo uno de los M3-A recibía múltiples impactos de un Ala-Y rebelde y se convertía en una bola de fuego. Pintaba mal. Todo quedaba en manos de que el piloto del otro Scyk viera su baliza y lo recogiera. O que Chagr, en un arrebato de arrogancia, quisiera recogerlo para regodearse en su desgracia… “Eso podría suceder”, pensó Kavil mientras ponía su mano enguantada sobre el bláster oculto bajo su traje de piloto. Esperó a la deriva en la oscuridad, imaginando dónde dispararía primero a Chagr."

Entre los turnos 3 y 4 el intercambio de fuego entre los dos bandos da mejores frutos al bando rebelde, que consigue abatir tanto el Ala-Y de Kavil como un interceptor, gracias a la coordinación entre el GR-75 y el Ala-X de Tarn Mison. Kavil y el Scyk habían escogido malas maniobras que dieron con ellos sobre asteroides, lo que les provocó daños y además evitó que pudieran atacar. El YV-666 realiza un giro largo hacia la izquierda y luego un impulso para colocarse a popa del transporte rebelde, y el interceptor restante le sigue, intentando abatirlo. Los cazas rebeldes se agrupan y maniobran hacia las naves escoria restantes.

Turno 5 hasta el final

"La enorme masa del transporte GR-75 llenaba por completo el puente del YV-666, mientras Chagr disparaba una y otra vez, buscando atravesar los escudos de la mole y dañar los motores para evitar que escapara. Sus fauces se abrieron para mostrar dos apretadas hileras de colmillos en algo que a duras penas podría catalogarse como una sonrisa, pero para el trandoshano lo era. La nave de Kavil había desaparecido de su pantalla, pero había sido reemplazada por una baliza de rescate. Qué gran oportunidad de ganar puntos ante Karaj el Hutt, llevando el botín que estaba casi en su mano, y a un derrotado Kavil (tenía que decidir si más o menos entero, o sólo lo justo para divertirse). Así subiría en el escalafón. Pero antes que tenía que inutilizar ese transporte, y empezaba a recibir impactos de su escolta. Dando una patada al droide de energía para que recargara escudos, siguió disparando andanada tras andanada…"

DSC_2459.JPG
El carguero YV-666 se pone en posición de ventaja para disparar al GR-75
Los rebeldes consiguen poner completamente de cara la partida. A pesar de que el YV-666 se coloca perfectamente para batir al transporte, y coloca una serie de buenos disparos sobre el mismo, el GR-75 consigue regenerar escudos y evitar daños mediante acciones de refuerzo, con lo cual consigue ganar el borde contrario del tablero y escapar. Los cazas rebeldes enfilan al carguero del bando escoria y comienzan a infligirle serios daños que le obligan a retirarse. El interceptor Scyk restante, ante la imposibilidad de completar la misión, se retira también.

Resultado: Victoria rebelde al conseguir escapar el transporte GR-75.



Epílogo

"En la oscuridad, la angulosa silueta del YV-666 va rotando mientras se posa lentamente, iluminada por las balizas de la plataforma de aterrizaje. Un maltrecho interceptor pesado Scyk pasa humeando a baja velocidad por encima suyo, en busca de su plataforma de atraque. Thelor Neytt, lugarteniente de Karaj el Hutt, espera con evidente disgusto a que se abra la escotilla de desembarco del carguero. Está flanqueado por dos guardias con carabinas bláster, y fuera de la plataforma les espera un deslizador. Está aquí para comunicar a Chagr que Karaj “no está para nada complacido con la resolución de este encargo, y que ello tendrá consecuencias inevitables”. La espera termina cuando la rampa de acceso baja, siseando y gruñendo, y aparece el trandoshano… Aunque no por su propio pie. El rostro desfigurado de Kavil se ve iluminado brevemente por las luces de la plataforma, y no parece contento mientras arrastra el pesado cuerpo de Chagr, al cual le falta todo el lado izquierdo de la cabeza. Thelor acentúa su mueca de disgusto sabiendo que va a ser una larga noche."

0 comentarios:

Publicar un comentario