Google+

7 oct. 2016

The 9th Age | Enanos vs Skaven


"Libres de la presión de las hordas de hombres rata, los enanos comenzaron a tomar posesión de Karak Grom. Los niveles superiores ya habían sido asegurados, y las antiguas vetas comenzaban a hacer fluir los ricos minerales. Si embargo aun quedaba mucho trabajo antes de que la fortaleza recuperase su antiguo esplendor, y sobretodo todavía no se había logrado uno de los principales objetivos de la expedición.

Contaban los libros de agravios como en los tiempos antiguos el rey se había sentado sobre un imponente pero austero trono de acero dotado de un coloración rojiza, fruto de las aleaciones realizadas con minerales autóctonos que solo se encontraban en las minas de la fortaleza. Este era el símbolo inequívoco de su poder. Sin embargo los Skaven, en su rapiña infinita, habían profanado el trono, no solo poniendo sus sucias y malolientes zarpas sobre él, si no fundiéndolo para fabricar una de sus temibles campanas de poder. Un gesto de puro desprecio, pues el enorme peso de la campana había hecho que no fuesen capaces de transportarla, y había sido abandonada en una de las cavernas más profundas.

El Rey Pródigo sabía que hasta que no se sentase en este trono no podría llamarse a sí mismo señor de Karak Grom, de modo que su búsqueda comenzó en cuanto los enanos atravesaron por primera vez las antiguas puertas de la fortaleza. El tiempo había pasado y no llegaban noticias de la campana, hasta que un día por fin un grupo de mineros informó de su hallazgo en uno de los Mundos Cavernosos que más recientemente se habían visto liberados de las aguas.

El propio rey llamó a sus porteadores y se encaminó a las profundidades en el que hasta entonces había sido su trono, un trono portátil para un rey nómada. Aunque pronto esperaba dejar de serlo, el simbolismo era demasiado poderoso para ser ignorado.

Así llegaron los enanos ante el objetivo final de sus desvelos, ante el objeto que establecería la legitimidad de su gobierno por encima de cualquier batalla o acuerdo. Si embargo no estaban solos.

El Señor de las Alimañas que dirigía ahora el ejército de hombres rata no había permanecido ocioso, y era muy consciente de la importancia de evitar que los enanos recuperasen su preciado trono. Esto serviría de acicate para su moral y como llamada para nuevos clanes, que se aglutinarían bajo el estandarte del rey de Karak Gram, lo que sin duda terminaría con las aspiraciones del Consejo. Así, cuando sus espías localizaron la campana, estableció vigías en las grutas que llevaban a los niveles superiores, a la espera de que los enanos inevitablemente se adentraran en las profundidades en busca del preciado objetivo de sus anhelos.

El día había llegado. El destino de Karak Grom se decidiría por fin. Los enanos reclamarían su antiguo reino sin que nadie se los pudiese oponer, o los Skaven conseguirían mantener la guerra de desgaste controlando los niveles inferiores, confiados en que su gran número les acabase dando la victoria."


La batalla final por Karak Grom
Nuestra particular guerra entre enanos y hombres rata va tomando forma y queríamos jugar una batalla que cerrase la narración, al menos de momento. Decidimos que como los enanos habían ganado una de las dos batallas, quedando otra en empate, su victoria supondría que finalmente se harían con la fortaleza. Sin embargo una victoria Skaven dejaría las cosas en un tenso equilibrio, que podría solo punto y seguido a nuestra historia.

Contendientes: Fada vs Will.
Ejércitos: Enanos vs Skaven.
Puntos: 2500.
Despliegue: Clásico.
Objetivo secundario: Mantener el terreno.
Listas:

Enanos
- Rey Enano (General, Trono de Guerra, Piedra del Juramento, Runa de Artesanía, Runa de la Furia, 3x Runa de Protección)
- 2x Buscadragones (Determinación severa)
- Herrero Rúnico (Escudo, Runa de Destellos, Runa de la Resistencia, Runa de Hierro, Runa de Negación)
- Señor del Clan (Portaestandarte de batalla, 3x Runa de Hierro)
- 30 Barbasgrises (GMC, Escudos)
- 2x 15 guerreros del Clan (GMC, Escudos)
- 10 Tiradores del Clan (GMC, Arcabuces del Gremio, Escudos)
- 2x Cañón Órgano
- Cañón (Runa de la Ingeniería)
- 10 Mineros (GMC, Escudos)
- 25 Guardias de las Profundidades (GMC, Estandarte de Guerra)

Las fuerzas del Clan Kanag
El Rey Pródigo
Skaven
- Demonio Alimaña (Embaucador, Hechicero nivel 2)
- Jefe (Portaestandarte de batalla, Armadura pesada, Escudo, Rata monstruosa)
- Mecánico Rakachit (Ojo de la tormenta)
- Profeta de Plaga (Hechicero nivel 2, Tomo del saber arcano, Péndulo de plaga)
- 40 Hermanos de Plaga (GMC, Icono de la Ruina)
- 45 Ratas de Armas (GMC, lanzas)
- 39 Ratas Gigantes
- 5 Cuchillos de Alcantarilla (Exploradores y Acechantes)
- 2x 2 Enjambres de Ratas
- Picacarne
- Cañón Rotativo
- Lanzador de Nafta
- 8 Granaderos
- Abominación
- Rodillo de Muerte

La horda de Hombres Rata
El Señor de las Alimañas
Despliegue: Cuando los enanos llegaron a al Mundo Cavernoso sus enemigos les estaban esperando en orden de batalla. El Señor de la Alimañas se situó en el centro, protegido en parte por su heraldo, que se situó frente a él, montado en su enorme rata de cría. A ambos lados se posicionaron los grandes bloques de infantería: Las Ratas de Armas a la izquierda y los enloquecidos Hermanos de la Plaga, rodeando el inmenso péndulo en el que iba montado Anophelum, a la derecha. Precediendo el avance de la infantería podían verse enjambres de pequeñas ratas, mientras los granaderos se colocaron en la relativa seguridad de la retaguardia. A la derecha de los Hermanos de Plaga correteaba la gran unidad de Ratas Gigantes del Clan Moulder, mientras la Abominación ocupaba la posición más extrema de ese mismo flanco. En el lado opuesto de la línea Skaven podía verse al Rodillo de Muerte, de aspecto destartalado pero amenazador.

Despliegue de los Skaven
Los enanos no se amedrentaron ante la demostración de poder del enemigo y rápidamente formaron su férrea línea de batalla. Las máquinas de guerra ocuparon la colina del centro de su formación, mientras su flanco izquierdo era protegido por los Tiradores y una de las escuadras de Guerreros de Clan. En el lado contrario, junto a la colina, se situó el propio Rey Pródigo acompañado de su séquito de Barbasgrises. La línea se completaba, desde el centro hacia el flanco derecho, con los acorazados Guardias de las Profundidades y la segunda unidad de Guerreros del Clan. Finalmente, entrelazados entre las posiciones enanas, deambulaban los Buscadragones, deseosos de que sus hachas probasen la sangre Skaven.

Despliegue de los Enanos
La infame campana de la discordia
Informe: Los Skaven avanzaron tímidamente por el centro tratando de evitar el lago ponzoñoso y las cargas del enemigo. Sin embargo en ambos flancos la Abominación y el Rodillo se lanzaron hacia delante para rodear cuanto antes a los enanos. Las defensas mágicas del clan Kanag resultaron muy efectivas, y los poderes de la Ruina no ayudaron en este turno a los Hombres Rata, aunque algunos disparos afortunados del cañón rotativo lograron eliminar a tres de los Tiradores de Clan.

Turno 1 Skaven
Las criaturas del Clan Moulder avanzan por el flanco
Los grandes bloques de los enanos no fueron tan remilgados y avanzaron cuanto pudieron hacia los hombres rata. La magia rúnica tampoco ayudó a los enanos en su turno, pero sus disparos resultaron mucho más efectivos. Los cañones órgano y los Tiradores comenzaron a reducir el número de los Hermanos de Plaga, pero el disparo más importante fue el del cañón, que acertó al Portaestandarte de batalla skaven, reduciéndolo a una pulpa sanguinolenta de carne y pelo.

Turno 1 Enanos
Los Skaven empezaron a ponerse nerviosos al ver las barbas de los enanos tan cerca. El regimiento de guerreros retrocedió cuanto pudo y envió a los enjambres a tratar de ralentizar al enemigo, mientras los granaderos se posicionaban para bombardear a la Guardia de las Profundidades. En el flanco izquierdo el Rodillo se lanzó contra la cercana unidad de Guerreros de Clan enanos, y en el flanco contrario tanto la abominación como los Hermanos de Plaga avanzaban cuanto les era posible, enviando también a los enjambres a a entretener a los Guerreros de Clan. El Señor de las Alimañas se lanzó por el centro a rodear las posiciones enemigas, consciente de que no aguantaría mucho tiempo bajo el bombardeo de los enanos. El demonio consiguió por fin canalizar las energía mágicas y situar una columna de oscuridad frente al cañón, lo que le evitaría la mayor parte del castigo de la artillería enemiga. Los disparos de los hombres rata no sirvieron más que para eliminar a unos pocos enanos, pero el Rodillo de Muerte hizo un gran trabajo aplastando y electrocutando a 8 de los guerreros contra los que se enfrentaba.

El Rodillo se estampa contra los Guerreros de Clan
Turno 2 Skaven
Entonando sus cantos de guerra ancestrales los enanos se lanzaron a la carga. Tanto los Barbasgrises como la Guardia de las Profundidades se lanzaron sobre los enjambres que les cerraban el paso, mientras en el flanco opuesto el solitario Buscadragones cargaba contra el flanco de los Hermanos de Plaga. En ese mismo momento la pared de roca a la espalda de los Skaven se derrumbaba sobre sí misma para dar paso a los mineros enanos. Los disparos de los enanos, con el cañón y uno de los órganos bloqueados por la magia skaven, resultaron mucho menos efectivos, y sólo consiguieron herir levemente al Señor de las Alimañas. El asalto sin embargo resultó más devastador, ya que los Barbasgrises aplastaron a los enjambres de ratas y a continuación se estamparon contra la gran unidad de Guerreros de Clan skaven. Sin embargo la Guardia de las Profundidades no pudo seguirles el pase y se quedó a un palmo de arrasar contra los Granaderos. El Rodillo siguió aplastando enanos, y aunque sufrió una herida, redujo a los guerreros a 4 efectivos. Finalmente en el flanco el Buscadragones sobrevivía indemne a los ataques de los Hermanos de Plaga, dejándoles trabados en combate.

Turno 2 Enanos
El Buscadragones frena el avance de los fanáticos de la plaga
Hastiado por el estorbo que significaba su presencia, el Señor de las Alimañas cargó contra el Buscadragones que se había situado frente a él el turno anterior. Por su parte la Abominación se cernió sobre los Tiradores del Clan, mientras los granaderos y los equipos de apoyo se posicionaban para disparar contra  los mineros recién llegados al campo de batalla. El Señor de las Alimañas consiguió convocar las energías oscuras una vez más y cubrió a los Guardias de las Profundidades de una oscuridad que parecía devorarlos a su paso. Cuando esta negrura antinatural se retiró 14 de ellos habían desaparecido. Los disparos también resultaron efectivos, y 6 de los mineros cayeron ante las extrañas armas de los hombres rata. En el combate la Abominación y el Rodillo terminaron con sus oponentes, y los hermanos de Plaga, que se habían girado para hacer frente al Buscadragones, finalmente lo eliminaron. En el centro del campo de batalla el Señor de las Alimañas también acabó con su contrincante, pero no sin que este lograse hacerle 3 heridas. Finalmente, cerca de allí, los Barbasgrises hacían huir a la gran horda de Ratas de Armas para a continuación masacrarlos por la espalda mientras huían, capturando así su estandarte.

Turno 3 Skaven
Las ratas de Armas son destruidas 
Viendo el flanco de la Hermandad de la Plaga descubierto, los guerreros enanos cargaron contra él, conscientes de que entretener a los fanáticos era vital para la supervivencia de su rey. Los Barbasgrises por su parte hicieron lo propio con los Granaderos, mientras la Guardia de las Profundidades se daba la vuelta para enfrentarse al Rodillo de Muerte. El cañón, libre de la hechicería de los hombres rata, volvió a abrir fuego, pero falló su disparo contra el Señor de las Alimañas, por lo que ambos cañones órgano tomaron el relevo, acabando con el general skaven. Los Guerreros del Clan se las arreglaron para ganar el combate contra los Hermanos de Plaga, y aunque estos no huyeron, no consiguieron reorganizarse para hacer frente a los nuevos enemigos. La escolta del rey terminó con facilidad con los Granaderos y se reorientó hacia el flanco, a la espera de la llegada de las Ratas Gigantes, que llevaban toda la batalla remoloneando por el flanco sin entrar en batalla.

Los valientes guerreros mantienen ocupados a los hermanos de Plaga
Turno 3 Enanos
Notando la presencia de la Guardia de las Profundidades en su espalda, el Rodillo se lanzó hacia delante para tratar de llegar al cañón, pero no logró alcanzarlo, quedándose peligrosamente cerca de los enanos acorazados. La Abominación en cambio se abalanzó sobre el cañón órgano más cercano, y las Ratas Gigantes retrocedieron, a la espera del resultado del combate entre los Hermanos de Plaga y los Guerreros del Clan. El Rodillo lanzó sus poderosos rayos de energía y calcinó a la dotación del cañón, mientras la Abomincación devoraba a la del cañón órgano y arrasaba hasta el siguiente. En el combate más importante del turno las cosas siguieron igual, ya que ningún enano fue eliminado y los Hermanos de Plaga siguieron sin conseguir reorganizarse.

Turno 4 Skaven
Los Guardias de las Profundidades mostraron lo rápido que puede ser un enano en campo abierto a pesar del enorme peso de su armadura, y se abalanzaron contra la retaguardia del Rodillo, al que dejaron malherido e hicieron huir, persiguiéndolo hasta su destrucción. El Rey Pródigo en cambio no fue capaz de guiar a sus Barbasgrises hasta el combate con las Ratas Gigantes, y solo pudieron observar desde la distancia  como los Guerreros del Clan seguían aguantando valientemente en su desigual combate con los fanáticos de la plaga. Finalmente la Abominación aplastó bajo su enorme pesa a la dotación del cañón órgano y arrasó hasta estamparse contra la Guardia de las profundidades, que había perseguido al Rodillo hasta posicionarse delante de la Abominación

Turno 4 Enanos
La Abominación se estampa contra la Guardia de las Profundidades
Las Ratas Gigantes, confiando en su gran número, y tratando de otorgar algo de tiempo a los Hermanos de la Plaga, cargaron contra los Barbasgrises. En el combate resultaron derrotadas como era de esperar, pero se mantuvieron firmes. Por su parte la Abominación aplastó a la Guardia de las Profundidades sin preocuparse de sus armaduras, y la Hermandad de la Plaga por fin hizo huir a los Guerreros del Clan, lo que hizo que los enloquecidos skaven les persiguiesen lejos de la preciada campana de la discordia.

Turno 5 Skaven
Las posibilidades de los enanos se reducían al trabajo que realizasen los Barbasgrises en los combates que estaban por venir. En su turno se las arreglaron para volver a vencer a las Ratas Gigantes, pero estas se negaron a huir.

Turno 5 Enanos
Satisfecho al ver el trabajo de las ratas compradas al Clan Moulder, Anophelum guió a su séquito de enloquecidos hombres rata hasta tomar posesión de la campana. Junto a ellos se situó la Abominación, incapaz de llegar hasta los Barbasgrises a pesar de su velocidad sobrenatural. Finalmente las ratas Gigantes cedieron ante la matanza que estaban perpetrando los Barbasgrises y huyeron, aunque el Rey Pródigo retuvo a su escolta para que no las persiguieran, consciente de que sólo eran una distracción para mantenerlos alejados de la campana.

Turno 6 Skaven
Consciente de enorme riesgo que supondría cargar contra los Hermanos de Plaga, el rey enano hizo avanzar a sus Barbasgrises lo justo para que los Skaven tuviesen claro que si querían la campana tendrían que luchar por ella. Anophelum por su parte, no dado a la valentía, dio la el resultado por bueno, y las escasas fuerzas supervivientes de ambos bandos se retiraron, dejando la campana en el abandono que había estado hasta el momento.

Turno 6 Enanos
Resultado: Empate (10-10).

¡Menuda masacre de partida! Con ella ponemos punto y aparte a nuestra historia y pasaremos a probar otros ejércitos para volver en un tiempo a ver que pasa con Karak Grom.

La verdad es que, tras la muerte de mi portaestandarte de batalla, y viendo lo vulnerable que era al fuego de la artillería enemiga, no me las prometía nada felices en el turno 2. A eso se sumó que no acabo de aprender a redirigir bien con los enjambres, lo que me costó el regimiento de Ratas de Armas y me puso las cosas más cuesta arriba. Algo que me encanta es el uso que hace Fada de sus valientes Buscadragones (que además se comportan como auténticos matadores de leyenda) y de las pequeñas unidades de guerreros, que mantuvieron ocupados a los Hermanos de Plaga y el Péndulo durante toda la partida.

Creo que lo que me permitió remontar hasta conseguir el empate fue la increíble efectividad del Rodillo y la Abominación, que son una auténtica salvajada. El Señor de las Alimañas (es la única miniatura que no me acostumbro a llamar con su nuevo nombre) todo el mundo dice que es muy malo, y la verdad es que sobretodo es carísimo para lo que hace, pero estaba deseando estrenar mi nueva miniatura, y además no lo hizo tan mal, aunque murió como era de esperar.

Por mi parte sigo disfrutando muchísimo con 9th Age y ni puedo dejar de recomendarla a todos lo que alguna vez jugaron a WHF y ahora tienen sus ejércitos muertos de risa o usados en otros sistemas. creo que a todo el que alguna vez le haya gustado el Fantasy, le encantará esta nueva edición fanmade.

0 comentarios:

Publicar un comentario