Google+

2 sept. 2016

The 9th Age | Enanos vs Skaven


"Bobtirk Perfringens, Tirano del Clan. El título sonaba muy rimbombante cuando se dirigía a las montañas asegurando al consejo que mandaría a esos malditos barbudos de vuelta al agujero de donde habían salido. Pero tras no haber podido rechazarlos en su primer enfrentamiento, y con Thelonius, su Vidente de confianza (todo lo "de confianza" que puede ser un skaven), gravemente herido, no se sentía tan confiado, y estaba seguro de que sus enemigos ya estaban  moviendo fichas para ocupar su lugar. Por el momento los entrometidos del Clan Pestilens habían enviado un emisario, para mostrar su apoyo. Pero el tirano sabía lo que esos apestosos monjes pretendían.

Mientras rumiaba su odio comenzó a notar como un intenso hedor invadía la estancia mientras miles de insectos y otras alimañas surgían de las paredes y se arrastraban por el suelo. Poco después apareció el visitante que este séquito anunciaba:

- Saludos su señoría - Dijo con su voz sibilante el Apostol de la PLaga.

- Hola Anophelum, ¿que quieres ahora?

- Ya veo que en cuanto uno se aleja de Plagaskaven se olvidan las buenas formas, pero no pasa nada, no estoy aquí para hacer diplomacia. ¿Os habéis enterado de la alerta?

- Por supuesto, yo soy el líder aquí, se todo lo que ocurre en mis dominios - mintió Bobtirk.

- Bien bien...pues supongo que ya estaréis organizando el ataque. Parece que esos tapones quieren volver a la carga. 

- Por supuesto, los enanos. Sí, mis guerreros ya están preparados. ¿Han terminado tus fanáticos de inhalar gases tóxicos?

- Si, si, por supuesto, están deseosos de lanzarse a la batalla, y por supuesto mi pebetero se encuentra cargado y dispuesto.

- Perfecto, entonces espero que cumpláis mis órdenes, esta ha de ser la batalla definitiva. Recordad que tengo el favor del Consejo.

- Por supuesto su señoría - dijo Anophelum mientras se volvía para retirarse - Aunque habrá que ver por cuanto tiempo - añadió con un susurro apenas audible.

- ¿Qué habéis dicho? - Preguntó suspicaz Bobtirk.

-  Oh, nada nada, que os deseo la mejor de las suertes."



Seguimos dándole a la Novena Era y continuando nuestra particular historia que narra la guerra entre los enanos del Clan Kanag y los Skaven del Clan Perfringens por la fortaleza de Karak Grom. En realidad se trata de nuestra tercera batalla (la segunda para Fada) con este nuevo sistema, así que seguimos en periodo de pruebas, descubriendo las maravillas del trabajo realizado por la comunidad.

Contendientes: Fada vs Will.
Ejércitos: Enanos vs Skaven.
Puntos: 2000.
Objetivo secundario: Romper el frente.
Despliegue: Ataque por el flanco.
Listas:

Skaven
- Tirano (General, Escudo, Litera de Guerra, Amuleto de la Suerte, Armadura del Destino, Cuchilla Enjambre )
- Profeta de Plaga (Alabarda, Péndulo de Plaga con Caldero de Plaga)
- Asesino Sicarra (Arma de Cola, Golpe letal, Heridas múltiples 1d3, Poción de fuerza)
- Jefe (Portaestandarte de batalla, alabarda, Malla de Mithril, Talismán de protección mayor)
- 2x Mecánico Rakachit
- 35 Hermanos de Plaga (GMC)
- 40 Ratas de armas (GMC, Icono de la Ruina)
- 41 Esclavos
- 28 Ratas gigantes
- 2 Enjambres de ratas
- 5 Cuchillos de Alcantarilla (Arma de Cola, Exploradores y Acechantes)
- 2x Cañón rotativo (amerratadora)
- 8 Granaderos
- 5 Jezails

La Horda Peluda
Enanos
- Rey Enano (Runa de Artesanía, 2x Runa de Hierro, Runa de la Furia, 3x Runa de Protección y Piedra del Juramento)
- Herrero Rúnico (Escudo, Runa de Destellos, Runa de la Resistencia, Runa de Negación, Runa de Hierro y Runa de Atadura)
- Señor del Clan (Portaestandarte de Batalla, Escudo, 2x Runa de Protección y Runa dle Poder)
- 2x Buscadragones
- 30 Barbasgrises (GMC y escudos)
- 10 Tiradores del Clan (GMC, Arcabuces Forjados del Gremio y escudos)
- 10 Tiradores del Clan (GMC, y escudos)
- Cañón enano (Runa de Ingeniería)
- Cañón Órgano (Runa de Ingeniería)
- Cóptero a vapor
- 25 Vigías de las profundidades (GMC)

Los Hijos de la Roca
Despliegue: Cuando los hombres rata llegaron a la gran caverna la línea de los enanos ya se encontraba formada y lista para la batalla. Sobre la colina rocosa de su centro se dispusieron las máquinas de guerra, flanqueando a los Barbaslargas. A su izquierda se dispusieron los Rompehierros. La formación la completaban sendas escuadras de Atronadores que ocupaban ambos flancos. Infiltrados entre los grandes regimientos de enanos se movían dos figuras tocadas con grandes crestas naranjas.

Despliegue enano
El Tirano se situó en el flanco derecho de su formación junto con su escolta de guerreros, dejando el centro de la línea a la gran masa de esclavos. Los Mojes de Plaga, empujando el enorme Pebetero, ocuparon el flanco contrario, dispuestos a rodear el lago que ocupaba el centro de la caverna. Los Granaderos se ocultaron detrás de los fanáticos de la plaga, mientras los enjambres correteaban por delante de la escolta del tirano. Finalmente los Jezails se escondieron tras la colina del flanco derecho, dispuestos a tomar posiciones cuanto antes, con las ratas gigantes a su derecha.

Despliegue skaven
Informe: Haciendo sonar sus cuernos de guerra los enanos comenzaron a avanzar a toda velocidad, deseosos de que sus hachas bebieran sangre skaven cuanto antes. En el flanco derecho uno de los matadores se adelantó con arrogancia, señalando al enemigo con sus hachas a forma de desafío. Las máquinas de guerra bramaron por primera vez, pero ambas resultaron inefectivas.

Turno 1 Enano
El matador invita a su enemigos a acercarse, si se atreven
Ante la inesperada audacia de los enanos las dudas comenzaron a corroer al tirano skaven. Ordenó a su escolta permanecer estacionaria mientras las tropas de los flancos avanzaban, En el lado izquierdo los Monjes  comenzaron a rodear el lago mientras los esclavos llegaban hasta su misma orilla. En el flanco contrario los Jezalis subieron a la colina y las ratas avanzaron cuanto pudieron para tratar de flanquear a los enanos. Por último los enjambres se posicionaron hacia el flanco, para estorbar el avance de los Rompehierros. La magia skaven resultó inefectiva gracias a las poderosas defensas de los enanos, y los disparos de los hombres rata no consiguieron eliminar a ninguno de sus enemigos.

Turno 1 Skaven
Los Rompehierros comprendieron que le movimiento de los enjambres de ratas había condenado al enemigo y cargaron contra ellos. Protegiendo su flanco, los Barbaslargas avanzaron, retando a los skaven a cargarles. En el flanco opuesto el matador se posicionaba para estorbar a los Monjes de Plaga, provocándoles con sus bravuconerías. La magia rúnica siguió sin superar las defensas mágicas de los hombres rata y la artillería continuó fallando estrepitosamente, de modo que solo un par de skaven cayeron víctimas de los disparos. Los Rompehierros se deshicieron con facilidad de las manas de rata y arrasaron hasta cargar a los Jezails, condenando así al flanco skaven.

Los Rompehierros cargan a los enjambres de ratas
Turno 2 Enanos
La exigua inteligencia del tirano fue suficiente para comprender que la carga de los Rompehierros ponía en serio peligro la batalla, de modo que trató de enmendarlo cargando a su vez contra los Barbaslargas, ya que el tamaño de su unidad no le permitía amenazar el flanco de los Rompehierros. Para apoyar este ataque los esclavos cargaron contra el flanco de los enanos veteranos atravesando el lago. Finalmente, en el flanco derecho, las ratas gigantes cargaban contra los Atronadores. El Profeta de  Plaga trató desesperadamente de apoyar a los combates con su magia, pero los enanos desplegaron toda su defensa arcana y dispersaron todos los hechizos. Por su parte las Amerratadoras, sin preocuparse por los Jezails, dispararon contra los Rompehierros, pero uno de los artilugios explotó y el otro disparó en una dirección aleatoria tras girar múltiples veces sobre sí mismo.

Los Skaven cargan a la desesperada
Entre las filas de los guerreros skaven surgió una figura embutida en su negra capa, que se reveló como un asesino. El Rey Pródigo aceptó su desafío y ambos se batieron en duelo. El asesino solo consiguió atravesar en una ocasión la exquisita armadura del rey, pero fue suficiente ara dejarle malherido con un profundo corte. En respuesta el enano le causó una herida a pesar de la gran agilidad del hombre rata. En el resto del combate los enanos eliminaron a un buen puñado de esclavos, lo que hizo que los skaven perdieran el combate, eliminando así a los esclavos, aunque los guerreros permanecieron firmes. Cerca de allí los Jezails sobrevivían pero se batían en retirada ante los Rompehierros, que se posicionaron para amenazar el flanco de la guardia del Tirano. Finalmente las ratas gigantes no consiguieron acabar con ninguno de los Atronadores, por lo que el combate quedó sin resolverse.

El duelo entre el asesino y el Rey Pródigo
Turno 2 Skaven
Los enanos no iban a dejar pasar la magnifica oportunidad que se les brindaba y los Rompehierros cargaron contra el flanco de los guerreros skaven. La magia rúnica continuó siendo contrarrestada por los hechiceros hombres rata, aunque en esta ocasión las máquinas de guerra y los Atronadores consiguieron cobrarse la vida de varios Monjes de Plaga. En el combate el asesino no fue capaz de terminar con el rey y este lo descuartizó con su hacha mientras sus congéneres hacían lo propio con el resto de los skaven. Rodeada y apalizada la guardia del general huyó para ser atrapada por los enanos, que de un plumazo acabaron con el tirano y capturaron el estandarte de batalla y el estandarte de los guerreros skaven. Por su parte los Atronadores continuaron resistiendo frente a las ratas gigantes,que cada vez veían su número más mermado.

Los guerreros skaven son rodeados y aniquilados
Turno 3 Enanos
Con la batalla ya perdida el Profeta de Plaga quería cobrarse méritos frente al Consejo, por lo que convenció a sus alocados seguidores para que no cargaran al matador que llevaba toda la batalla mofándose de ellos y los reorganizó para enfrentarse al centro de la línea enana. En esta ocasión consiguió reunir la energía necesaria para imbuir a las ratas gigantes de un apetito sobrenatural, pero aun así no fueron capaces de terminar con los Atronadores.

Las ratas gigantes no pueden con los Atronadores
Turno 3 Skaven
El Profeta sin duda había subestimado a los enanos, pues en cuanto los monjes se dieron la vuelta, los Atronadores cargaron contra su flanco, apoyados por el matador, que hizo lo propio por la retaguardia. Las máquinas de guerra y la magia rúnica siguieron sin influir en la batalla, pero el momento álgido llegó en el combate. Sin duda los enanos contaban con la ferocidad que les daba estar luchando para recuperar su hogar, pues el ímpetu de su carga hizo huir a los Monjes de Plaga a pesar de a confianza que los otorgaba el Pebetero. Los Atronadores no consiguieron atraparles, pero al menos capturaron su estandarte.

Los Monjes de Plaga huyen del combate
Turno 4 Enanos
Por fin los Cuchillos de Alcantarillas llegaron al campo de batalla, apareciendo por la retaguardia de los enanos, amenazando a las máquinas de guerra. Los Monjes de Plaga decidieron que aun no se habían divertido lo suficiente y se reagruparon, pero en el otro lado del campo de batalla las ratas gigantes, extenuadas tras muchas rondas de combate, comenzaron a huir con los Atronadores pisándoles los talones.

Los Monjes de Plaga se reagrupan
Los acechantes skaven aparecen por la retaguardia
Turno 4 Skaven
Ya quedaba poco trabajo por hacer y los enanos se limitaron a terminar con las ratas gigantes gracias a una carga de los Atronadores mientras la otra unidad de disparo se posicionaba frente a los Monjes de Plaga, sacrificándose tras su heroica batalla para evitar que los fanáticos cargasen a la guardia de su general.

Turno 5 Enanos
Fruto de la rabia y la desesperación el  Profeta mandó cargar contra los Atronadores, destruyéndolos con facilidad. Sus fanáticos seguidores no atendían a razones y, tras aplastar a los enanos siguieron avanzando aunque esto les privaba de la posibilidad de poder cargar a los Barbaslargas más adelante, lo que les condenaba a no tener más impacto en la batalla. En el otro lado del campo de batalla los acechantes cargaban contra la dotación del cañón órgano, asesinándola con facilidad, aunque era tarde para que esto tuviese alguna importancia.

Turno 5 Skaven
Resultado: Victoria de los Enanos (20-0).

Lo primero que tengo que decir es que me encantó la lista de Fada y su forma de jugar a los enanos: Agresivos, al ataque y apoyándose en los tiradores del clan. Creo que además jugó muy bien, apoyándose de cerca y mareando muy bien a mis monjes de plaga.

Por mi parte creo que lo hice fatal. En primer lugar elegí el lado de la mesa que era peor para mi sin darme cuenta, pero sobretodo creo que mi mayor error fue el movimiento de los enjambres de rata, que le brindó la oportunidad de destrozar mi flanco y dejar vendidos a mis unidades del centro.

La Novena Era personalmente me sigue entusiasmando y estoy desando sobretodo probar más listas de skaven y más posibilidades con la magia, que en esta ocasión no conseguí hacer funcionar en absoluto.

"El profeta se encontraba inmerso en la preparación de un nuevo caldero de plaga para desatar sobre los enanos en cuanto el Consejo le mandase refuerzos. Mientras lo hacía saboreaba su nueva posición tras la muerte del tirano y la debacle sufrida por el clan Perfringens en la batalla.

 - Veo que estás muy contento - Dijo una voz gutural entre las sobras.

Nervioso, Anophelum miró alrededor sin encontrar a su interlocutor.

- Oh, mi señor, que alegría que haya venido. ¿Contento? No, en absoluto, simplemente estaba planeando el nuevo ataque a las cuevas. Creo que si desatásemos...

- Calla de una vez, ¿es que no ves que ya no te corresponde hacer planes aquí?

Una voluminosa figura surgió de entre las sombras precedida por los enormes cuernos enroscados que brotaban de la parte anterior de su cráneo. Su mero tamaño hizo que el profeta sintiese como la caverna menguaba a su alrededor.

El Señor de las Alimañas regaló una maliciosa sonrisa a Anophelum, y la sangre del profeta se heló en e interior de sus venas."

0 comentarios:

Publicar un comentario