Google+

8 sept. 2016

Centurión de Lanza | Manos de Hierro


"La llanura se extendía hasta las altas formaciones montañosas que se podían distinguir en el horizonte. En otro tiempo había sido un terreno de pastos donde inmensas manadas de animales salvajes recorrían su interminable ciclo migratorio ajenas al despiadado universo que se extendía más allá de sus cabezas. El color azulado de las plantas, y los innumerables animales peludos de tres pares de patas le habían otorgado un aspecto realmente extraño y alienígena, pero ahora mostraba el mismo aspecto que miles de campos de batalla a lo largo y ancho de la galaxia.

La guerra contra los pieles verdes se había extendido por todo el continente, arrasando bajo las llamas y el bombardeo millones de hectáreas de maravillas naturales, tornándolas en el característico paisaje lunar en el que acababan convertidos todos los planetas tras el paso de una Legión Astartes. Sin embargo, tras meses de una lucha que parecía no tener fin, el sometimiento de 52.20 parecía estar cerca.

La extraña quietud del desolado paisaje se vio quebrada por el estruendo de los motores de combustión devorando promethio cuando la columna blindada irrumpió en la llanura, dirigiéndose a toda velocidad hacia las posiciones de los orkos. Los rápidos tanques avanzaban en formación cerrada, formando una oleada imparable de ceramita. 

Súbitamente, un grupo de Predators del flanco derecho variaron de rumbo abriéndose en abanico, adoptando una clásica formación tipo Phoenix. Desde su Sicaran de mando el Comandante de la fuerza acorazada ordenó fuego de cobertura para la fuerza de flanqueo. En un instante  los cañones gemelos de su tanque cubrieron las posiciones enemigas de proyectiles súper acelerados mientras los Vindicator se adelantaban en perfecta formación para destrozar las defensas antitanque con sus cañones de asedio.

Sin parar ni por un instante, los Predator se lanzaron por la brecha recién abierta y descargaron sus cañones modelo ejecutor sobre las posiciones de los pieles verdes, bañándolos de plasma incandescente que devoró su duro pellejo al instante hasta lamer sus huesos.

Con la defensa fracturada el Centurión de Lanza dio la orden de avanzar a los Land Raider que permanecían en reserva. Estos irrumpieron a través del pasadizo de muerte que habían labrado los Predator sin parar de disparar sus cañones láser sobre los destartalados vehículos de los orkos que trataban de lanzar un contraataque. La retaguardia enemiga se llenó con las explosiones de sus transportes mientras los astartes de la X Legión descendían de los Land Raider y sumaban su implacable fuego de bólter al incesante bombardeo de los blindados.

Atrapados entre las infranqueables montañas a sus espaldas y el muro de ceramita y muerte que presionaba cada vez más su frente, la última resistencia de los orkos fue aplastada y purgada de 52.20. 

Inan Hadad, satisfecho, levantó la portilla superior de su Sicaran para contemplar el espectáculo con el único ojo orgánico que le quedaba. Una vez más la lanza acorazada del clan Vurgaan había llevado el fuego forja al campo de batalla moldeándolo a su antojo sobre el yunque de la guerra."

Inan Hadad, Comandante de blindados de la V Orden
Los personajes especiales propios son una de las cosas que dan personalidad a las diferentes legiones, y en el caso de los Manos de Hierro solo contamos con dos de ellos. El que más me llamó la atención fue Castrmen Orth, que es presentado como el comandante de la punta de lanza acorazada del Clan Avernii. Básicamente es algo así  como el comandante Pask de la GI, en el sentido de que se le debe asignar a un tanque al que aporta unas reglas especiales (HP 5 y Cazatanques en este caso).


La diferencia con Pask es que este personaje, cuando su tanque es destruido, desembarca de él como cualquier otra miniatura, y desde entonces sólo puede embarcar en transportes, a los que sigue dotando de sus reglas especiales. Este hecho significa que debes contar con una miniatura para representarlo por si te destruyen el tanque en el que comienza la batalla. No existe miniatura oficial para este personaje, por lo que decidí fabricármela yo mismo, cumpliendo el único requisito del equipo que figura en la entrada del personaje, es decir, una maza de energía.


Por supuesto el personaje especial no tiene cabida dentro de mi ejército ya que pertenece a otro clan, de modo que usaré sus reglas para representar a mi propio comandante acorazado, al que he dado el título de Centurión de Lanza en contraposición del Centurión de Escudo que presenté hace tiempo. En mi imaginación la compañía Sîrmida y la punta de lanza acorazada actuarían de forma conjunta otorgándose apoyo mutuo, con estos dos centuriones dirigiendo cada una de las armas.

Alto Mando de la V Orden del Clan Vurgaan

1 comentarios:

AsaltoRabioso Lleida dijo...

ostia!
un pintado espectacular!
la última foto con todos es tremenda!! ><

Publicar un comentario