Google+

23 ago. 2016

Cataphractii Terminator Squad (II) | Manos de Hierro

"El sargento Ninmah tuvo que admitir que el ensordecedor estruendo producido por la cápsula de abordaje al atravesar el blindaje de la barcaza de la Simbiosis, era algo realmente peculiar. Si la propia naturaleza de este blindaje no le hubiese producido el mayor de los desprecios, probablemente habría entrado en valoraciones sobre su dureza y elasticidad, así como sobre la impresionante adaptación y optimización del material empleado para su construcción.


Sin embargo no era aquel un momento para tales valoraciones. La punta de flecha del clan Vurgaan ya se encontraba perforando las quitinosas capas de blindaje que protegían el buque insignia del enemigo, y pronto sus crímenes contra la humanidad serían purgados de la galaxia como si nunca hubiesen existido.

Aquellos seres, a los que el sargento se negaba a seguir llamando humanos, habían alcanzo un estado de comunión con una extraña raza alienígena siglos atrás. Esta les había degradado hasta cotas como la X Legión no había conocido en toda su participación en la Gran Cruzada. Los legionarios no habían llegado a contemplar estas a estas criaturas directamente, o al menos no estaban seguros de haberlo hecho, pero el testimonio de su presencia se encontraba por doquier. Los materiales con los que estaban construidas las naves y edificaciones de la Simbiosis presentaban una evidente naturaleza biológica, similar a los exoesqueletos de quitina empleados por innumerables insectos a lo largo de la galaxia. Por si esto fuera poco los propios soldados que se interponían en los designios del sueño del Emperador, empleaban armaduras de este mismo material, comparables a las servoarmaduras de los astartes en su dureza, aunque mucho más ligeras, ya que misteriosamente el material parecía ajustarse a las necesidades específicas de cada trabajo realizado con él. Sin embargo lo que realmente horrorizó a los enviados de la 52ª Flota Expedicionaria se encontraba más allá del empleo de materiales y tecnología de origen xenológico.

Los humanos pertenecientes a esta extraña coalición presentaban cambios biológicos que que sólo podían ser la consecuencia de una unión genética muy arraigada. Sus cráneos habían aumentado de tamaño mediante extrañas protuberancias bulbosas que les cubrían toda la calota, y parecían seguir un patrón de crecimiento diferente en cada organismo. Estas excrecencias se recubrían de una dura piel, moteada de tonos cobrizos y plateados, en la que crecía un escaso y grueso pelo de aspecto vestigial. Su aspecto, mutado y alienígena al mismo tiempo, pronto encendió las voces de la intransigencia y la rectitud y las negociaciones cesaron de inmediato. Su acatamiento, en caso de lograrlo, no sería aceptado, semejante desviación del destino manifiesto de la humanidad debía ser eliminada."

Escuadra Ninmah, Quinta Orden del Clan Vurgaan
Tras haber pintado la primera mitad de la escuadra, en algún momento tenía que ponerme a completarla para poder montar una de las escuadras de 10 exterminadores tan propias de la la época de la Gran Cruzada. No es que me haya supuesto ningún esfuerzo ya que los exterminadores son una de esas cosas que nos encantan a todos los jugadores marines. Además a mi los catafractos me gustan muy especialmente, y son una de las imágenes icónicas de la Herejía.

A pesar de que mi idea es tener una unidad de 10 que sirva de escolta al Praetor o al Primarca, no quise dejar pasar la oportunidad de configurar las miniaturas de modo que me permitieran montar dos escuadras de 5. Así, en uno estos nuevos exterminadores, usé una cabeza sin casco, para que haga las veces de sargento en caso de querer alinear dos escuadras.


Como en el caso de las anteriores, estas miniaturas pertenecen a la caja de Betrayal at Calth, pero en este caso las he combinado con las piezas de armas que vende FW. Así pude contar con un Cañón Segador y con combi-armas. Como se puede ver estas piezas encajan perfectamente con las miniaturas de plástico de GW.

1 comentarios:

Señor Serviorco dijo...

La adición de esas armas levanta muchísimo los exterminadores del Betrayal. Te ha quedado otra unidad estupenda (o un muro de ceramita para el pretor)
Un saludo

Publicar un comentario