Google+

2 feb. 2016

La Cruzada Nafticó | Cuarta Ronda


"Sus aposentos personales daban acceso a la pasarela elevada que dominaba el puente de mando. Desde ella se podían observar los diferentes puestos de mando distribuidos por la periferia, enterrados en el suelo de rejillas de acero y ocupados por servidores que solo los abandonarían cuando su obligación finalizase con la muerte. El capitán, tal vez la persona de más confianza en toda la galaxia para el inquisidor, era el único tripulante de pensamiento independiente con el que contaba la nave, y en esos momentos se le podía observar encaramado en su trono de mando, situado en el cetro geométrico de la semicircunferencia que formaba el puente.

Desde su posición privilegiada en la pasarela, Lord Rodolfo de Quaria podía contemplar las diferentes proyecciones hololíticas que mostraban infinidad de datos tácticos sobre la flota de la cruzada, así como del entorno del espacio que rodeaba la nave en aquel momento. La mayor de ellas, situada frente al trono de mando del capitán, mostraba un esquemático mapa de la nebulosa. 

La situación era desesperada, eso no se podía negar, y el inquisidor sabía de quien era la culpa. Ese pusilánime beatillo de Lord Polonio no había tenido la visión ni la capacidad necesaria para alcanzar el objetivo de su ambición, y no era consciente de que sus sueños hacía tiempo que se habían convertido en simples utopías. Si las informaciones recogidas por sus agentes eran correctas, y siempre lo eran, Filania había alcanzado tal nivel de corrupción que ninguna acción heroica de la Eclesiarquía, ni de ningún otro brazo armado del Imperio, podría recuperarlo. De hecho toda la nebulosa se había perdido. Nunca volvería a formar parte del Imperio del hombre. Pero él había venido para encargarse de que tampoco quedase en manos de aquellos despreciables herejes.

En una guerra repleta de traiciones e intenciones ocultas, un movimiento, casi imperceptible para muchos, era lo que había traído al inquisidor hasta la nebulosa. La columna blindada que recientemente había desertado en Haegun había sido despreciada por el mando imperial, ya que sus encuentros con una partida de marines traidores habían debilitado a ambos bandos, y Lord Polonio consideraba que ese había sido su castigo. Pobre idiota. El brillo de sus medallas no le permitían ver el peligro subyacente en todo aquello.

Los traidores seguían una ruta extraña para el observador ignorante, pero de intención evidente para el inquisidor. Pronto los espías confirmaron sus sospechas cuando descubrieron que la columna escoltaba a un psíquico descontrolado. Fueran cuales fuesen las intenciones de los desertores, habían sido desbaratadas por las propias fuerzas del Caos, demasiado enfrascadas en sus luchas intestinas como para comprender la oportunidad que se estaban negando a si mismos. Esto había otorgado al inquisidor la oportunidad que estaba esperando.

Las fuerzas del caos interceptan la columna blindada...
...y desbaratan sus ocultos planes
Haciendo valer sus credenciales había irrumpido en Haegun junto con sus misteriosos aliados, los Astartes del capítulo de los Ángeles Oscuros. Su inesperada acción había cogido por sorpresa a las fuerzas del Caos que acosaban a los desertores y rápidamente los Astartes había aislado y capturado al psíquico, encerrándolo en un campo de éstasis. Aquello había destruido de una vez por todas la partida de guerra que rivalizaba con los herejes que controlaban Filania, reforzando aun más la posición de los caóticos en el antiguo Mundo Colmena, pero había merecido la pena, ya que se trataba del primer paso del ambicioso plan del inquisidor.

Los aliados de la Inquisición irrumpen en Haegun...
...y capturan al psíquico descontrolado
Mientras Lord Rodolfo comenzaba a poner en marcha una sucesión de acontecimientos que podrían dar un vuelco a la batalla por la nebulosa, las Hermanas de Batalla continuaban manteniendo su fe en recuperar el Mundo Altar. 

Los cielos se abrieron y una lanzadera dorada descendió hasta la maltratada superficie de Filania. Cuando sus compuertas se abrieron un ser bañado por de luz del Emperador salió de ella. La Santa Celestina había llegado a la nebulosa.


Los Sororitas irrumpen en Filania...
Las hermanas de Batalla irrumpieron entre las ruinas de los templos con furia justiciera, enardecidas por la presencia de la Santa Viviente. Pronto encontraron la primera resistencia. Los Eldar Oscuros de la cábala que se escondía en el Mundo Altar había sido rechazada por los servidores de los poderes de la Ruina, viéndose obligados a buscar un escondrijo en el que ahora las Sororitas habían irrumpido. La sorpresa para las tropas de la Eclesiarquía fue total, y viéndose rodeadas por una fuerza inesperada sufrieron graves bajas que les obligaron a abandonar el planeta.


...pero son rechazadas por la emboscada de los Eldar Oscuros
Esta victoria sin embargo fue amarga para los xenos, ya que el ataque de las Hermanas de Batalla desveló su posición. La tecnoguardia del Magos Arístides fue enviada a terminar de una vez por todas con los Eldar Oscuros. Consciente del peligro que corrían, los Eldar trataron de volver a desaparecer entre las sobras, pero era demasiado tarde. Los ciber-asesinos del Mechanicum Oscuro se cernieron sobre ellos y los masacraron sin compasión, extendiendo aun más el dominio de las fuerzas del Caos sobre Filania.


Los Eldar oscuros tratan de esconderse del Mechanicum...
...pero son exterminados
Los escasos afortunados que escaparon a la masacre perpetrada por el Mechnicum trataron de escapar por fin da le trampa mortal en la que se había convertido el planeta, pero una vez más la fortuna les fue esquiva. En su huida, tratando de recorrer exclusivamente las regiones más desiertas del planeta, se toparon con una amenaza surgida de otro tiempo que aun no había sido extirpado por completo. Los Orkos surgieron de sus escondrijos para hacer frente a lo que consideraban una intromisión en su territorio, lo que desató una matanza por ambos bandos en la que innumerables xenos fueron exterminados, y que dejó a los pieles verdes como únicos dueños del campo de batalla. Sin saberlo, habían librado a los traidores de uno de sus problemas.


Los Orkos dan el golpe de gracia a los Eldar Oscuros de Filania
El otro núcleo principal de actividad bélica en los últimos meses había sido Nousena. El planeta desde que el Imperio había lanzado su ofensiva, ahora prácticamente abandonado pues las tropas imperiales se habían distribuido por todo el teatro de operaciones.

Esta oportunidad no pasó desapercibida para el Magos Arístides, que se lanzó a tratar de conquistar el planeta y a aumentar así la hegemonía de los seguidores del Caos en la Nebulosa Nafticó. Sin embargo los mandos imperiales no habían sido tan descuidados, y cuando el Mechanicum desembarcó en el planeta se encontraron con los Astartes de las Águilas Rojas dispuestos a rechazarlos.


Los Astartes tratan de defender Nousena...
La punta de lanza blindada de los Marines Espaciales era temible, y no tardaron en recibir refuerzos, peor el Mechanicum había desplegado una fuerza de conquista fuertemente armada y rechazaron a la élite del Emperador, tomando posiciones en Nousena para comenzar a explotar sus inagotables recursos minerales.


...pero el Mechanicum se sale con la suya
El ataque del Mechanicum no se trataba de una ofensiva aislada, si no que sus aliados se cernieron también sobre el Mundo letal, atacando las posiciones que sus odiadas Hermanas de Batalla aun conservaban en él. La lucha fue encarnizada, pues el odio de ambos bandos no tenía límites, y mientras las Sororitas seguían con fervor a la Santa Celestine, ya recuperada de las heridas sufridas en Filania, los servidores del dios de la descomposición no parecían verse amedrentados por las bajas y no cedían un palmo de terreno. El sacrificio de las Hermanas fue grande, y hubiesen luchado hasta que la última de ellas muriese en batalla, pero de ese modo no podrían cumplir con la sagrada misión que tenían encomendada, por lo que realizaron un repliegue táctico hasta su flota en órbita, dispuestas a seguir luchando otro día.

Las Sororitas y los herejes se enfrentan en Nousena
Mientras cada vez más planetas ardían en los fuegos de la guerra, el inquisidor Lord Rodolfo de Quaria continuaba moviendo sus piezas en el tablero de la nebulosa. Siguiendo una hoja de ruta solo conocida por él y sus aliados de los Ángeles Oscuros estos últimos se desplegaron sobre Morskoy, atacando uno de los escasos reductos que los herejes mantenían en el Mundo Forja. El odio forjado a través de milenios de lucha sin fin se desató sobre Morskoy, los No Perdonados masacraron a los herejes sin compasión, pero estos tenían sus propios planes.


El odio milenario se desata sobre Morskoy...
Mientras la batalla se desarrollaba a su alrededor un blindado de los traidores avanzaba a duras penas resistiendo el poderoso fuego anti-tanque desplegado contra él. Los misteriosos planes de los traidores pasaban por penetrar profundamente tras las líneas enemigas, y a punto estuvieron de lograrlo. Sin embargo la férrea disciplina de los hijos de Lion les mantuvo firmes, y lograron la victoria, afianzando así la posición de los imperiales en el único planeta bajo su control. 

y los No Perdonados truncan los planes del caos
Hilo de la campaña en el foro de La Armada: aquí. 

Situación de la campaña tras la cuarta ronda:

- Nousena: Atacantes 1 PC - Defensores 3 PC: Controlado por los Defensores
- Siparo: Atacantes 1 PC - Defensores 5 PC: Controlado por los Defensores
- Morskoy: Atacantes 5 PC - Defensores 2 PC: Controlado por los Atacantes
- Haegun: Atacantes 1 PC - Defensores 6 PC: Controlado por los Defensores
- Filania: Atacantes 1 PC - Defensores 5 PC: Controlado por los Defensores

    Batallas de la cuarta ronda:

    Haegun
    - Marines del Caos vs GI rebelde: Victoria Marines del Caos (Atacantes)
    - Marines del Caos vs GI rebelde: Victoria de la GI rebelde (Defensores)

    Filania
    - Hermanas de Batalla vs Eldar Oscuros: Victoria Eldar Oscuros (Defensores)
    - Mechanicum vs Eldar Oscuros: Victoria Mechanicum (Defensores)
    - Eldar Oscuros vs Orkos: Victoria Orkos (Defensores)

    Nousena
    - Marines Espaciales vs Mechanicum: Victoria Mechanicum (Defensores)
    - Marines del Caos vs Hermanas de Batalla: Victoria Marines del Caos (Defensores)

    Morskoy
    - Marines del Caos vs Ángeles Oscuros: Victoria Ángeles Oscuros (Atacantes)

    2 comentarios:

    Señor Serviorco dijo...

    Mola "tres puñaos" este resumen. Me gusta mucho y aplaudo el esfuerzo de compilación y el ingenio para unirlo todo.
    Nos queda la última ronda. No sé si podremos jugar mucho, pero jugaremos una con reglas especiales a ver qué pasa.
    Un saludo

    Will dijo...

    Me alegro de que te guste!!

    Espero con impaciencia esa partida de fin de campaña!

    Publicar un comentario