Google+

21 oct. 2015

Magos Locutus Borguer | Adeptus Mechanicus

Magos Dominus Locutus Borguer
"Los nodos noosfericos brillaban ante su mente como soles en miniatura, unidos mediante hilos de plata por los que fluía la información como si se tratase de los fluidos vitales de la inmensa nave. 

El magos dejó viajar su mente hasta uno de ellos, donde una línea código corrupto lanzaba destellos anaranjados mientras luchaba por introducirse en el espíritu máquina de uno de los controladores atmosféricos de las cubiertas de entrenamiento. Con un solo pensamiento sus circuitos de memoria vertieron en la red los salmos purificadores, que terminaron con aquella impureza, devolviendo la armonía al sistema. 

Locutus se tomó un instante para maravillarse con la belleza que emanaba de la red noosferica de la Dvorak Recordis, la nave insignia de la Logia Lemnia. Desde que alcanzase el rango de Magos Dominus, y el mantenimiento de los cortex cibernéticos que servían de nexo de la impensablemente compleja red de comunicaciones de la nave pasase a ser su responsabilidad, había iniciado un ambicioso plan de mejoras respaldado por el Archimagos, que parecía apreciar realmente su trabajo. El resultado estaba ahora ante él, y Locutus se permitió maravillarse, pues esta maravilla no se trataba de una debilidad de la carne, si no de una profunda admiración y alabanza a la inconmensurable sabiduría del Omnissiah, el siempre alabado guía de la humanidad.

Este instante quedó registrado en su sistema con una duración de 300 picosegundos, más que suficiente.

Cuando su consciencia abandonó la red y volvió al receptáculo orgánico de su cuerpo, Locutus no perdió un instante, su trabajo nunca estaba terminado, y siempre existían nuevos proyectos mediante los que alabar al Dios Máquina. 

Deslizándose sobre las innumerables dendritas que formaban la parte inferior de su cuerpo, habitualmente escondidas bajo su túnica de adepto, se dirigió hacia sus dependencia. Tras cruzar las puertas de adamantio, adornadas con el engranaje y la calavera del sagrado símbolo del Opus Machina, se abrió ante él la familiar estampa que ofrecía su forja. Afanados entre los inmensos cuerpos de los autómatas de combate se movían las encapuchadas figuras de los servidores que realizaban las tareas para las que el Magos les había programado horas antes. Leyendo los datos noosféricos que surgían de cada una de sus obras contempló el avance de los trabajos, comprobando con indiferencia como se sincronizaba a la perfección con el plan de trabajo marcado.

Sin embargo no se detuvo ante ninguno de ellos, pues su destino era su sanctum personal. Allí, encerrado bajo códigos de seguridad que solo él y su Archimagos conocían, se encontraba el proyecto más importante del miembro de la Legio Cybernetica.

La Logia Lemnia vagaba por la galaxia en busca del arma definitiva, la clave que finalmente terminase en la destrucción de los terrores venidos del vacío intergaláctico clasificados como Tiránidos. Para ello el Archimagos había comenzado una hoja de ruta que potencialmente les llevaría a descubrir un poder perteneciente a los abismos del tiempo. Sin embargo se debían explorar todas las vías que condujesen al objetivo final de la Logia, y ahí entraba Locutus.


Como parte de sus investigaciones, el Magos Dominus había contactado con un curioso Rogue Trader, un hombre de tez morena llamado Tarik Hussein que había descubierto algo sin igual en una perdida región conocida como el sector Centaura, en los confines de la galaxia. Allí el corsario había tomado contacto con un extraño ser al que solo había acertado a describir como una brumosa figura que parecía encontrarse continuamente a medio camino entre nuestra dimensión espacio-temporal y otra más allá, incomprensible para el ser humano. Esta figura le había hablado, o al menos se había comunicado con él de alguna manera, revelándole algo que la Logia Lemnia no podía dejar pasar. Posiblemente Hussein había pagado un alto precio por aquella información, pero los servicios que le había prestado la Logia superaban con creces cualquier gasto que hubiese asumido el Rogue Trader.

Esta información no era más que un lugar, un diminuto asteroide cercano a la tenebrosa región conocida como la Estrellas Necrófago. Pero lo que aquel asteroide encerraba llevaba miles de años esperando una mente capaz de comprenderlo.

Encerrada en su núcleo pudieron encontrar lo que solo podía ser descrito como la ruinas de una ciudad en miniatura que mostraban un nivel de degeneración entrópica que no se correspondía con el del propio asteroide. La pequeña ciudad parecía haber sido construida muchos miles de años antes de que la roca del cuerpo estelar se formase en alguna estrella perdida. Aquello solo podía ser un asentamiento Hrud.


Entre las ruinas el Magos halló lo que había ido a buscar. En el centro de aquella estructura se encontraba un objeto cilíndrico, cuya superficie de un pulido color negro parecía devolver la mirada a las lentes de Locutus. En su interior los sensores del Magos percibieron una energía totalmente desconocida para él, una energía que reverberaba entre momentos en el tiempo, y parecía permanecer solo pequeños instantes en cada uno, pero lo suficiente para darle entidad física. Del mismo modo que nuestros átomos están básicamente formados vacío, aquella fuerza parecía estar formada de su propia singularidad.

Cómo se había formado, cómo se podía manejar y qué secretos podría enseñarle era algo que Locutus Borguer desconocía totalmente, pero descubrirlo sería un viaje maravilloso hacia la gloria del Omnissiah."


Hace tiempo que terminé de leer la trilogía de Priests of Mars y la verdad es que me llenó de ideas para mi ejército del Mechanicum. Uno de los pasajes de los libros que más me gustaron fue aquel en el que se describe al cónclave del Archimagos Lexell Kotov, el grupo de Magos subalternos con formas muy diferentes y alocadas, que me encantó.

Ya me imaginaba fabricando mis propios Magos para hacer el cónclave de la Logia Lemnia, pero de momento he decido pintar un par de miniaturas que representaran a dos de ellos.

Una de ellas es este Magos Dominus que sacó FW hace tiempo. La miniatura me encanta y me parece que recoge perfectamente el diseño original de las ilustraciones de Blanchet.

De momento lo voy a usar para representar al Magos Arístides, que dirige a mis fuerzas del Mechanicum Oscuro en la Cruzada Nafticó, pero cuando juegue con el ejército preherejía lo usaré para representar al Magos Dominus de la Legio Cybernetica que dirigirá a mi autómatas de combate a la batalla.

6 comentarios:

Señor Serviorco dijo...

Aprovecho para responderte aquí y asi te felicito por esta mini.
Solo hemos jugado una partida. Victoria de los Lobos Espaciales+Caballero Imperial (atacantes) frente a Eldars Oscuros (defensores)
Hemos quedado el miercoles y posiblemente el sábado, y hago informe de octubre.
Hazme el favor de ponerlo en la Armada, y el mes siguiente lo haré yo. Además en noviembre estaremos más activos.
Q arda la Nebulosa!

Will dijo...

Una duda, en qué planeta se libró la batalla?

Señor Serviorco dijo...

Mundo Altar de Filania.
Como no sé como va la campaña, para igualar datos o rplanetas:hace falta que juguemos en alguno en concreto esta semana??

Will dijo...

No, en realidad no pasa nada, en teoría la información de las batallas no se actualiza hasta que termine la ronda, así que luchad donde os apetezca, pero la gente estaba intrigada por saber com os iba

una cosa: quién eligió luchar en Filania? Porque según las reglas los atacantes no pueden elegir ese planeta hasta que controlen, al inicio de una ronda, al menos otros tres planetas.

Lo digo porque es el mundo natal de los defensores y una victoria atacante allí sería muy significativa

Señor Serviorco dijo...

Elegí yo. Preparé la mesa con todos los templos y estatuas q tenemos porque queda muy bien. No pensé mucho en la táctica.
En noviembre estaremos mas activos y más vivos a la hora de elegir.

Will dijo...

Jejeje no pasa nada!! Aunque nos has hecho polvo a los Defensores :P

Na, en serio, mola, me imagino ahí a los hijos de Fenris haciendo de punta de lanza e iniciando una cacería salvaje que les llevase hasta Filania, cuando en realidad se estaban metiendo en una trampa de los Eldar Oscuros...de la que supieron salir victoriosos.

Además si hubieses ganado hubiésemos tenido una posición mucho más consolidada en Filania

En cuanto a lo del ritmo no te preocupes, es lo bueno de este sistema, que se puede jugar lo mucho o lo poco que se quiera o pueda.

Publicar un comentario