Google+

13 may. 2015

Despertar cósmico | Dark Heresy


"Los confines de la galaxia incluyen multitud de sistemas, e incluso sectores, largo tiempo olvidados, en los que si el Imperio perdura es contra todo pronóstico, y donde sus gobiernos se ven obligados a adaptarse a las necesidades provocadas por el aislamiento fruto de la lejanía del Astronomicon. Esta es la situación del subsector Etruscianno, situado más allá de las Estrellas Necrófago, en la región de la galaxia conocida como el Brazo del Centauro.

Entre los planetas que forman el poco poblado subsector, se encuentra Verona y es allí donde comienza nuestra historia.

Verona es un planeta totalmente dedicado a la producción agrícola, cuyas exportaciones alimentan a buena parte del subsector. Como ocurre en la mayoría de Mundos Agrícolas, el gobierno del planeta recae sobre el Administratum, que gestiona Verona bajo unos parámetros de eficiencia despiadados, valorando por encima de todo el mantenimiento de unas cuotas de producción cada vez más exigentes. Sin embargo, las peculiaridades de este mundo no terminan ahí, ya que se trata de lo que habitualmente se conoce como un planeta feudal, caracterizado por el atraso de su tecnología y por una sociedad basada en formas de gobierno arcaicas. Esto no es casualidad, pues Verona fue repoblada tras muchos siglos de un aislamiento cuya causa se encuentra escondida bajo varios niveles de seguridad solo accesibles para los mal altos rangos de prioridad inquisitorial.

Los pobladores del planeta, ignorantes del gran imperio galáctico que domina sus vidas, pasan sus cortas vidas en las escasa ciudades amuralladas que se pueden encontrar en la superficie, rodeadas de interminables campos donde crecen las Gogante Rapas, unas formaciones vegetales de una decena de metros de altura que forman una auténtica jungla bajo el imponente sol que baña Verona. 

La economía veronesa, como no puede ser de otra manera, gira en torno al cultivo de estas enormes plantas, dedicándose a su sembrado mediante expediciones que se adentran en las zonas salvajes que rodean sus ciudades. Estas expediciones son organizadas por las grandes familias nobles que dominan las ciudades y que controlan las tierras de cultivo, sin embargo la labor de la recolección corre a cargo de unas construcciones mecánicas cuyo funcionamiento escapa al entendimiento de los pobladores de Verona, que ven en ellas una prueba irrefutable de la ascendencia divina del soberano del planeta, el Don. 

Es el Don quien, para los ingenuos veroneses, gobierna Verona desde su trono situado en lo alto de una legendaria estructura que pocos pobladores del planeta han visto: la Gran Columna. Sin embargo la realidad tras esta leyenda es mucho más mundana, pues no es otra cosa que un titánico ascensor que eleva hasta el espaciopuerto de la estratosfera las ingentes cantidades de vegetal recolectado que llegan hasta él. Sin embargo la figura del Don es idónea para los intereses del Administratum. No solo mantiene a los habitantes de Verona convencidos de su situación de vasallaje, si no que el supuesto poder del Don emana del otro pilar de la estructura de la sociedad veronesa, la omnisciente y todopoderosa deidad que todo buen habitante del planeta El Signore.

La Gran Columna
Si hay una máxima que debe respetar todo planeta imperial, incluso aquellos que no son conscientes de pertenecer al Imperio, es adorar la santísima figura cuya voluntad permite al hombre sobrevivir en la galaxia, adorar al Emperador. Muchos mundos, como Verona, rinden pleitesía al padre de la humanidad alabando uno de sus múltiples nombres, y en este caso ese nombre es el Signore. Sin embargo poco importa el nombre que se le de, pues la fe inunda todos los estratos de la sociedad veronesa y ningún otro valor está más arraigado en sus gentes que el respeto y el amor hacia la figura divina a la que deben su existencia.

Es en esta sociedad atrasada e ignorante de las maravillas que encierra el cielo estrellado en la nuestros héroes comienzan su andadura, y aunque el destino se cierne sobre ellos sin ni siquiera son capaces de intuirlo.

En esta primera aventura de la que será una brutal, y esperemos que larga, carrera, reciben la visita  de un hombre que se hace llamar Varnias. Este lesofrece un trabajo envidiable, acompañar a una de las expediciones de senbrado, patrocinada por la gran familia Berlisconni. Esta oferta llevará a nuestros héroes a la espesura de los cultivos que rodean la ciudad, navegando bajo el opresivo calor de sus canales, lo que les traerá desgraciadas experiencias, pero también servirá para que uno de ellos, Marcuccio aprenda que es más capaz de controlar "esa extraña sensación" que siempre ha notado en los límites de su consciencia.

La espesura
Lo que esperaban sería una dura experiencia recorriendo las tierras salvajes fuera de la civilización se convierte en una pesadilla que hubiese sido inimaginable para ellos poco antes. Son raptados por un grupo de hombres armados con rifles como nunca habían visto y ven la muerte acercarse cuando estos empiezan a ejecutar a los rehenes. Pero en ese momento la situación da un nuevo giro e increíble cuando un desconocido benefactor irrumpe en escena devastando a los enemigos con la inmensa espada de extraños poderes que porta. 

A partir de eso momento los hechos se suceden con febril rapidez. El extraño guerrero dice llamarse Zadian, y a pesar de ser su indiscutible salvador, se granjea su colaboración bajo ominosas amenazas. Nuestros héroes se ven obligados a seguirlo, cumpliendo con la misión que este les encomienda y descubriendo sin cesar maravillas que nunca habían imaginado: Extraños materiales de construcción en el interior de un complejo subterráneo de naturaleza desconocida, armas sin parangón en el mundo que ellos conocían y, finalmente, un enorme vehículo volador que les hace pensar en que el Signore les ha elegido para cumplir su inescrutable voluntad.

Cuando se pueden dar cuenta de lo que está sucediendo se encuentran en el interior de este vehículo, que asciende hacia los cielos irremediablemente, cada vez más alto hacia el poderoso azul que cubre sus cabezas, hasta que este azul se vuelve del negro de la noche y, anonadados, comprenden que han abandonado su mundo.

El shock consecuente es inimaginable, toda la estructura de su realidad se desmorona en un instante cuando sobrevuelan la Gran Columna que hasta ese momento habían creído el hogar de su soberano. La inmensidad de lo que ven les abruma, y no alcanzan a comprender la información que les envían sus incrédulos ojos, y a punto están de desmayarse cuando la lanzadera se dirige al cavernoso interior de la inmensa estructura que flota ante ellos, han llegado a la Orgullo Estelar."

La Orgullo Estelar
Empezamos una campaña de Dark Heresy en la que pretendo introducir en el Milenio Siniestro a un par de jugadores bastante desconocedores del trasfondo de 40K. Esto me da muchísimas oportunidades y además hará que no se sientan perdidos llevando acólitos que normalmente ya deberían conocer la estructura del Imperio. Además, como uno de los personajes es un psíquico no sancionado, estas aventuras iniciales servirán para que vaya descubriendo sus poderes larvados, aprendiendo a controlarlos, o sucumbiendo a los peligros que encierran y que de momento le son desconocidos.

Lo cierto es que tenía muchas ganas de dirigir a este juego, y especialmente de tratar de diseñar una campaña con las típicas historias de intrigas y confabulaciones que caracterizan a las actividades de la Inquisición. Pero además el hecho de poder utilizar las aventuras para presentar el trasfondo a los jugadores, me ha servido de motivación extra. Veremos como va saliendo la cosa.

De momento esta ha sido solo la primera aventura, sencilla y de introducción, pero poco a poco iremos adentrándonos en la trama y explorando el sector espacial que estamos creando para la campaña.

A continuación dejo un enlace para descargar las notas que escribí al desarrollar la aventura. No es una aventura redactada para ser publicada, si no que se trata solo de las anotaciones que escribí y usé para dirigir la partida. Quizá sean totalmente incomprensibles para nadie que no sea yo, pero aquí las dejo por si a alguien le pueden resultar de utilidad: Despertar Cósmico.

3 comentarios:

Señor Serviorco dijo...

Ufff... cuánto me gusta Dark Heresy...me parece una introducción buenísima para el que desconozca el trasfondo. Estaré muy pendiente.
Un consejo, dales de comer raciones de combate, a mis jugadores les encantan.
Un saludo

Will dijo...

Juas!! Me lo apunto!

Oye, has probado alguna vez a jugar por hangout? Porque quizá podríamos hacer un crossover...

Señor Serviorco dijo...

Nunca he probado y, aunque te prometo que me encantaría el crossover, las telecomunicaciones no son lo mio. Tendremos que esperar y jugar en persona.
tengo q bajar este verano a Madrid y hacer quedada.
Un saludo

Publicar un comentario