Google+

2 mar. 2015

Huída hacia adelante | La Maldición de Solumque


"Tras su duelo en las cuevas del Cañón del Infortunio, los miembros del Refugio y la tripulación de la Resurgimiento comprendieron que no tenían más opción que aceptar lo inevitable. El sistema subterráneo se encontraba plagado de mutantes fruto de la radiación entrópica del planeta. Solo si olvidaban sus diferencias y unían sus fuerzas tendrían alguna oportunidad de escapar de aquella trampa en la que ellos mismos se habían metido.

Cosechando todo su valor se adentraron en los oscuros pasillos, escuchando los latidos de sus propios corazones por encima del zumbido de los sistemas de auspex....

Las cavernas del Infortunio

Ophelia localiza los primeros contactos
En cuanto dieron un paso hacia la salida comenzaron a recibir señales de contactos cercanos, de modo que Oromo se puso al frente de los hombres y mujeres del Refugio y se lanzó a cubrir un pasillo mientras el Mayor Tinker movilizaba al resto del grupo.

Oromo cubre el flanco...
...mientras Tinker organiza a los Refugiados
Miietras tanto Jason jasper y Luxor se abrían camino con sus espadas entre los mutantes que les salían al paso. Sin embargo cerca de ellos Ophelia y el Cirodiante parecían estar en problemas,, acorralados por varios contactos...


Luxor encabeza el avance
Atrapada por las estrechas paredes del pasillo Ophelia fue incapaz de desplegar su danza de muerte y la masa de mutantes la derribó

Ophelia se ve superada, una vez más
Las posiciones del refugio también se estaban viendo acosadas por la aparición incesante de nuevos mutantes. Pero el liderazgo de Oromo y el lanzagranadas de Tic Tac Williams conseguía mantenerlos a raya.

Oromo contiene a los mutantes...
..mientras Tic Tac bombardea la sala
No muy lejos de allí los mutantes estaban a punto de cernirse sobre Ophelia cuando el Cirodiante la arrastró con una fuerza sorprendente para su escuálido cuerpo aliénigena, cerrándoles el paso y derribando a uno de ellos...pero no fue suficiente. 

El Cirodiante trata de salvar a Ophelia...
...pero la masa de mutantes resulta imparable
Ambas bandas se vieron obligadas a dejar a sus caídos atrás y seguir corriendo hacia su única esperanza. En su carrera veían pasar a su lado puertas tras las que recibían innumerables contactos que les helaban la sangre.

Los contactos comienzan a acumularse

El rápido avance inicial del refugio se vio frenado por la infinita marea de mutantes. Oromo continuaba luchando con valor y terminó con la vida de incontables enemigos, pero estos comenzaban a superarle. Mientras tanto Tinkel se afanaba para dirigir  a sus efectivos en dos frentes, frenando un flanco mientras trataban de abrirse camino por el frente.

El refugio se abre paso a duras penas...
...mientras Oromo lucha en solitario
Superando por fin la incesante presión de sus enemigos la tripulación de la Resurgimiento, y los hombres y mujeres del Refugio se abrieron paso hacia uno de los cogitadores, con el que tenían la esperanza de poder abrir las exclusas que les dejaran salir de aquella trampa. Sin embargo en ese momento se desató la pesadilla...


Oromo se libra de la marea de mutantes...
...mientras los héroes avanzan hacia el cogitador con los contactos pisándoles los talones....
...y Bergon Hurley rapiña unos suministros
Las fuerzas entrópicas de Solumque se desataron en aquel momento, y la energía disforme acumulada en los mutantes congregados atrajo una criatura del Empíreo. Un ser a la vez horrible y fascinante se adentró entre las sombras y comenzó a susurrar la mente de los héroes.

Los demonios caminan bajo Solumque
Desesperados, Jasno Jasper y Luxor luchaban contra los últimos mutantes que les cerraban el paso hacia el cogitador, cuando Haru dio la alarma desde la retaguardia. Había contemplado a la criatura...


El miembro del Refugio, conocido como "la Muerte Oriental", no se amedrentó ante el incomprensible horror que apareció ante él y abrió fuego. Inesperadamente los proyectiles sólidos hicieron mella en la diablesa y su vínculo con la realidad se rompió por un instante, arrastrándola de nuevo al mar de almas. Sin embargo solo se trataba de una victoria momentánea...

Haru exorciza al demonio...
....mientras Oromo defiende la retaguardia
El nivel de la masacre iba en aumento y la masa de mutantes tampoco. Esto no tardo en traer nuevas criaturas de la disformidad que pronto se abalanzaron sobre los héroes, derribando a muchos de ellos con los movimientos imposibles de sus extremidades de crustáceo.


Una diablilla atrapa a Bergon
En ese preciso instante Ooook, el jokaero, accedía al preciado cogitador, sin embargo pronto comprobó que no era el que estaban buscando... Ahora tenía el sistema de armamento defensivo del sistema bajo su control pero no sería suficiente contra los horrores que les acosaban. Además, la intromisión en el sistema dio lugar a una amenaza aun mayor. Con un ominoso zumbidos todas las compuertas se abrieron, desatando a la masa de contactos que se encontraban tras ellas.

¿Había llegado el final de los héroes?

Ooook accede al cogitador....
....pero no consigue lo que buscaba
Se nos ha ocurrido empezar a hacer partidas más narrativas basadas en escenarios para nuestra campaña del Book of Arbitrator. Así que para empezar Fada y yo montamos este escenario sobre la marcha, tratando de hacer algo colaborativo y realmente agobiante.

Es muy posible que nos pasáramos con la dificultad, pero fue muy divertido y conseguimos lo que buscábamos. Eso sí, a costa de arriesgar nuestras bandas.

Al final decidimos tirar por todos los miembros de las bandas como si hubiesen sido heridos y en general la fortuna no fue muy esquiva. no hubo ningún fallecimiento que lamentar :D

Eso sí, la tripulación de la Resurgimiento ha sufrido un duro golpe, ya que el Cirodiante se ha visto tan debilitado que ha decido regresar indefinidamente a la nave a continuar con sus proyectos.

1 comentarios:

Señor Serviorco dijo...

Pedazo de partida!!!
Me encanta el nuevo enfoque y muy chulo el terreno y los mutantes tan agobiantes.
Un saludo

Publicar un comentario