Google+

19 nov. 2014

Duelo entre las sombras | La Maldición de Solumque

La tripulación de la Resurgimiento y la banda del Refugio se vieron empujados a buscar refugio en las laberínticas cuevas del Cañón del Infortunio tras ser derrotadas por los Nietos de la Entropía. Ignorantes del hecho detener a sus enemigos tan cerca, ambas bandas se dedicaron a explorar la zona en busca de cualquier cosa de valor, aunque lo único que encontraron fue un corredor tras otro, cada uno más vacío que el anterior, hasta que entre las sombras de las cuevas comenzaron a resonar unos pasos cercanos.


La tripulación de la Resurgimiento se mantuvo unida, tratando de apoyarse por si los enemigos aparecían entre la oscuridad. Sin embargo Ophelia se encontraba en su elemento entre los enrevesados túneles y decidió buscar otra ruta de avance que rodease a quien se opusiera sus compañeros.

 
Los tripulantes del Rogue Trader
Ophelia hace la guerra por su cuenta
Mientras tanto los chicos del Refugio también se mantenían cerca unos de otros, bajo la protección que les ofrecía su aliado astartes, aunque las habilidades tácticas de este le llevaron a situar a dos de sus tiradores en un flanco, dispuestos a cortar cualquier posible avance por esa zona.

La banda del Refugio se dispone a avanzar por el centro...
...apoyados por el lanzagrandas en el flanco
Ambas bandas comenzaron a tantear entre la oscuridad y sus vacilantes pasos les hicieron acercarse sin apenas darse cuenta. El Cirodiante precedió en avance de la tripulación de la Resurgimiento, deseoso de localizar objetivos para su Fáser Cuántico (rifle de fusión).

Las bandas se aproximan
Mientras tanto en el extremo opuesto del complejo de cavernas, la sibilina voz de Ophelia se extendía entre los corredores. La asesina sabía que  entre las final de los miembros del Refugio se encontraba una joven, Jessy Dum Dum, que alardeaba de ser la guerrera más dura del sistema. Si realmente quería ese título debería demostrarlo y las palabras de la asesina portaban un desafío que la joven de Solumque no supo rechazar. Ambas avanzaron al encuentro de su oponente.

Ophelia reta a Jessy a un duelo a muerte mientras avanza
La tensión crecía mientras ambas bandas se aproximaban. Mientras Oromo guiaba a uno de sus guerreros hacia el pasillo principal el Mayor Tinker se apresuraba para intentar tomar la pasarela cercana. Pero la tripulación de la Resurgimiento no estaba ociosa y Jason Jasper avanzó acompañado por Luxor mientras el Cirodiante se escondía entre las sombras y Bergon y Abroux cubrían su avance con sus rifles automáticos.

La tensión en el centro crece
Ambroux y Bergon cubren el pasillo
La situación se encontraba en una tensa calma hasta que Oromo hizo avanzar a Lebron, el guardián que le acompañaba. Este se asomó a la esquina cercana, tratando de comprobar las posiciones enemigas, pero los tiradores de la Resurgimiento estaban preparados y abrieron fuego en cuanto le vieron aparecer. Sin embargo los consejos que el Salamandra había dado a Lebron le sirvieron y la cobertura de a la esquina le salvó de los peor de la salva enemiga, aunque quedó aturdido por las esquirlas que saltaron de la pared.

El Cirodiante hiere Oromo pero no consigue derribarle
Consciente de que este era su momento el Cirodiante salió de su escondite, y protegiéndose tras unos barriles cercanos abrió fuego contra el Marine Espacial. El haz de rayos esmeralda cruzó el espacio entre ellos e impacto contra el astartes, abriendo un gran agujero en su hombro, pero la anatomía mejorada absorbió la mayor parte del daño y el Salamandra siguió en pie. Un instante después su pistola bólter bramaba pidiendo venganza, lo que obligó al Cirodiante a tirarse al suelo buscando alguna protección.

La furia del marine deja aturdido al Cirodiante
El resto de la banda del refugio también iba tomando posiciones. El sabio Simón y dos de sus hombres cubrían la retaguardia de Oromo mientras los tiradores que habían dispuesto en el lanco avanzaban buscando objetivos. Así, uno de ellos vio su oportunidad al localizar a los enemigos que se encontraban cubriendo el pasillo principal, y sin dudarlo se acercó a su espalda. Sin embargo la oscuridad no le permitió ver a Lodegan que se encontraba oculto con su rifle de agujas preparado. Un disparo certero del Ratling impactó contra el tirador del Refugio que quedó aturdido sin saber de donde venía el peligro.

Lodegan McBederberg cubre la retaguardia
Las cartas estaban sobre la mesa y era el momento de la verdad. Con un brutal grito de guerra, Luxor Wacken apareció tras una esquina y asaltó al enemigo que estaba oyendo acercarse, sin embargo su sorpresa fue mayúscula cuando se encontró ante él la oscura tez del Salamandra. Su amigo Jason trató de seguirle, pero entre las sombras y la confusiónd el combate no fue capaz de localizar al astartes, dejando a Luxor solo ante el peligro.


Luxor se lanza sobre Oromo sin que Jason pueda apoyarle
Sin miedo de ningún tipo el calvo oficial de la Resurgimiento cruzó su espada sierra con la del marine, pero las habilidades marciales de este fueron demasiado para él y Oromo le dejó fuera de combate. Mientras tanto, junto a ellos, Jasper buscaba aun al enemigo cuando una ráfaga pasó rozándole aturdiendo aun más sus confundidos sentidos.


Oromo se deshace sin dificultad del nacido en el vacio
Lejos de allí se vivía otro duelo encarnizado. Guiándose por las amenazas de la asesina Jessy localizó a su objetivo y abrió fuego contra ella con sus pistolas, pero la habilidad de Ophelia para escabullirse entre la cobertura le salvó de todo daño mientras se abalanzaba contra la muchacha enemiga, derribándola fácilmente con su armamento superior.


Opheelia vence a Jassy (disfrazada con plumas y pico)
El combate del centro había ocurrido bajo la atenta mirada del Cirodiante, que buscaba objetivos entre el caos del enfrentamiento. Cuando Luxor cayó ante el ataque de Oromo, el alienígeno comprobó que de nuevo tenía una línea de tiro clara hasta el Slamandra y esta vez le impactó de lleno. La violencia del Fáser Cuantico hirió de gravedad al marine, cuya biología diseñada por el Emperador no fue capaz en esta ocasión de absorber la peor parte del daño, dejándole inconsciente.

Sobre sus cabezas se vivía otro duelo, pues el mayor Tinker accedió a la pasarela dispuesto a cubrir el avance de sus aliados, pero los tiradores de la Resurgimiento estaban atentos a cualquier posible amenaza, y su fuego de reacción impactó en el arbitres, que fue derribado de la pasarela, permitiendo así el paso libre de daño del Jokaero.

El fáser del Cirodiante puede esta vez con el astartes
La amenaza de Bergon y Ambroux cubriendo el pasillo central era algo con lo que los chicos del Refugio debían terminar cuanto antes, por o que siguieron insistiendo en su ataque por el flanco. Así, aunque Lodegan consiguió derribar de nuevo a uno de ellos con su rifle de agujas, los disparos del Refugio consiguieron herir al squat aturdiéndole y cesando así su fuego de cobertura. Sin embargo junto a él se encontraba su inseparable Abroux que clamando venganza neutralizó a otro de los enemigos con su rifle automático.


La retaguardia aguanta la presión del Refugio
Sin la oposición de Oromo en el centro y con el mayor Tinker neutralizado en la pasarela por el Jokaero, Jason Jasper se lanzó contra el centro enemigo, arremetiendo con su guantelete de energía. Sin embargo la valerosa defensa del miembro del Refugio le frenó en seco el tiempo suficiente para que el resto de sus compañeros pudiesen abandonar la zona para evitar un daño mayor.

Jason trata de llegar hasta el líder enemigo pero ete huye a tiempo
Sin embargo, antes de que los chicos del Refugio abandonaran la zona de operaciones, una afrenta vio cumplida su venganza, pues uno de sus tiradores, demostrando una sangre fría sin igual, derribó a la Ophelia mientras esta corría a toda velocidad hasta él, vengando así la derrota de la joven Jessy.

Ophelia es capturada
La tripulación de la Resurgimiento, que había atrapado al mayor Tinkel como su prisionero comprobó que dos de sus miembros, Ophelia y Luxor habían sufrido una suerte similar. El trato fue rápido ya que ambas bandas estaban deseosas por recuperar a sus compañeros, y tras un pago por parte de Jason Jasper los prisioneros volvieron con sus aliados.

Ahora era le momento de los hombres del Rogue Trader para explorar a sus anchas las cavernas en busca de otro de los condensadores de Entropía, pero su búsqueda no obtuvo fruto y cuando la radiación comenzó a subir en la zona se vieron obligados a volver a su punto de encuentro.

0 comentarios:

Publicar un comentario