Google+

16 jul. 2014

Ambroux Rinnar & Bergon Hurley | Rogue Trader


“Nunca dejará de sorprenderme la enorme diferencia que existe entre observar el plácido viaje de los planetas desde el espacio exterior y el inmisericorde infierno que es la superficie de la mayoría de ellos. Dicen los viajeros del vacío que existen planetas en los que los hombres viven en paz, sin luchar cada día por su vida frente a los elementos y frente al egoísmo de sus congéneres, pero esa no es la realidad que nosotros hemos conocido.

La paz entre los hombres nunca existió en Rileh, solo el salvajismo y la violencia tenían cabida en él, y sin embargo no conozco otro sitio al que llamar mi hogar.  Sus inhabitables desiertos fueron el escenario de mi infancia, y el fantasma de la muerte fue mi compañero de juegos, pero fue allí donde encontré el amor.

Solo los que hemos sobreviviendo gracias a los trajes de soporte vital, aprovechando cada gota de agua a la que teníamos acceso, sin desperdiciar ni una molécula, siempre atentos a los temblores que anunciaban la llegada de los gusanos podemos comprender la nostalgia que se adueña de nosotros al abandonar el terrible Rileh. Sin embargo aquí estoy, en la cubierta de observación de la Resurgimiento, añorando el ardiente sol y los vientos cargados de arena.

Las peores privaciones y los sufrimientos constantes nunca hicieron que pasara por mi cabeza la idea de abandonar mi hogar, pero la posibilidad de que me alejaran de mi hombre ha hecho que mi destino se laje de Rileh para siempre.

Ambroux Rinnar
La moral siempre brilló por su ausencia en las salvajes bandas de supervivientes que poblaban los desiertos sin fin. Admitían cualquier forma de violencia desmedida, presenciaban la tortura y el ensañamiento sin pestañear y consideraban las injusticias más horribles como la ley natural de las cosas. Sin embargo el amor entre dos hombres, pero aun, entre un humano y un squat, era algo que no podían admitir, algo que desataba sus más bajos y agresivos instintos, algo que ante mis ojos les había llevado a la peores vejaciones, dejando cuerpos desollados o descuartizados a su paso, mientras se vanagloriaban de haber purgado el desierto de una enfermedad.



El miedo nos llevó a escondernos, a vivir entre sombras siempre temerosos, a eleiminar sin miramientos a todo aquel que descubría nuestro secreto, aunque estuviese dispuesto a jurar su eterno silencio, pero aquello no podía durar siempre. Los Asesinos de las Dunas, como se hacían llamar, nos rodearon, dispuestos a pasar un buen rato a costa de nuestro sufrimiento. Fue en aquel momento cuando conocimos a Jason y adquirimos con él una deuda imposible de pagar.

Bergon Hurley
En aquella noche solo alumbrada por las antorchas de los Asesinos, mientras veíamos como la muerte atenazaba nuestro destino, el estruendo de una turbina azotó la oscuridad y la resplandeciente luz de los generadores antigravídicos surgió de la nada cegando a nuestros asaltantes. De aquel vehículo maravilloso surgió el capitán con su melena cobriza seguido de sus intrépidos guerreros del espacio, dispuesto a terminar con una de las muchas injusticias que con rabia ha tenido que presenciar a lo largo de la galaxia.

Desde entonces añoro Rileh, consciente de que nunca volveremos a pisar sus arenas, pero alegre de demostrar con mi servicio mi gratitud eterna hacia el capitán de la Resurgimiento."


Con estas dos miniaturas completo la formación inicial de mi banda de Rogue Trader para la campaña que vamos a jugar del Book of the Arbitrator, llamada La Maldición de Solumque. Ahora la idea es ir jugando, y conforme la banda tenga nuevas incorporaciones inevitables bajas, ir pintando las miniaturas que me hagan falta.

Como se puede ver se trata de un squat, miniaturas que me encantan y que nunca entenderé por qué GW abandonó, y un Van Saar de Necromunda, con su aire ultranoventero con coleta, tupé y culazo. Para el pintado seguí el mismo esquema que con el resto de la banda, aunque la verdad es que esta vez me quedó un resultado más sucio y peor en general, pero bueno, es lo que hay.

3 comentarios:

Suber dijo...

De nuevo me gusta cómo integras las minis y les das coherencia a pesar de ser tan dispares. Mucha personalidad, me gusta mucho eso. ¡Sigue, sigue!

Señor Serviorco dijo...

He de decir q es el trasfondo más sorprendente y cachondo q he leido. Me encanta la multiracial tripulación de la Resurgimiento.
Te felicito por ella.
Eso si, como te persiga un inquisidor te va a meter una lista de pecados...
Enhorabuena y un saludo.

Will dijo...

Muchas gracias a los dos!!

Si, la tripulación de la Resurgimiento es una perita en dulce para cualquier Inquisidor, espero que la tecnología del Cirodiante les mantenga a salvo ;)

Publicar un comentario