Google+

30 abr. 2014

Bólteres y Mazmorras | El enigma de otra dimensión


"Los datos flotaban en torno a la arcaica interfaz, inundando el aire de la estancia con la información recogida en los cilindros de memoria del sistema de defensa de las instalaciones. El archimagos por fin había podido activar aquella noosfera tan diferente de las que él había conocido en el milenio 41. Parecía tratarse de uno de los modelos iniciales, y los datos, en lugar de flotar por todo el sistema subterráneo, se quedaban circunscritos a las inmediaciones de la terminal. Poco importaba aquello, ya que Kniester-Saal estaba allí y por fin tenía acceso al conocimiento que tanto había perseguido desde que llegase a BR.5, por fin podría saber quién estaba detrás de todo aquello y como había podido volver al planeta.

Sin embargo, cuando se disponía a sumergirse en el mar de datos algo sucedió, la intensidad de la señal comenzó a decrecer y la información se desvanecía en el aire. Alarmado realizó un rápido rastreo sináptico del sistema y vio donde estaba el problema. Aquellos malditos xenos de color azul estaban conectando sus sistemas de control atmosférico a la red energética del sector, y estaban rodándole la energía. Deberían ser destruidos antes de que el Archimagos pudiese continuar con su investigación.


Las tropas de los Tau se encontraban situadas en torno a sus artilugios drenadores de enrgía, conscientes de que llamarían la atención del enemigo y deberían defenderse, de modo que Kniester-Saal se dispuso como fuerza de choque junto a su fiel Castellax y los Thallax que activaron sus sensores para evitar que las tropas de infiltración enemigas rodeasen sus posiciones. Mientras tanto, los auxiliares Visioingenieros tomaron otra ruta de aproximación tratando de dividir al enemigo.

La defensa Tau
La punta de lanza de la Tecnoguardia

Aprovechando las dudas del enemigo al ver sus tácticas  frenadas por la tecnología del Mechanicum, Ophelia, la asesina del culto de as hermanas de Cyrdonia usó su sigilo para localizar y acercarse al único dispositivo que el enemigo había dejado sin proteger.

Ophelia se infiltra entre las sombras
Los equipos miméticos se ven obligados a desplegar junto a sus tropas
Mientras los Eliminadores de Sah' O' Botai corregían sus posiciones tratando de cortar las posibles rutas de avance del enemigo, el Mechanicum comenzó su avance. Lejos de allí, los Guerreros Kusai activaban sus armaduras Crisis tratando de llegar cuanto antes a Ophelia, pero esta aun tuvo la oportunidad de destruir el artilugio enemigo, aunque no tuvo éxito.

Los Tau toman posiciones de intercepción
Los Kusai tratan de alcanzar a Ophelia...
...pero ella busca una posición de ventaja y dispara sin lograr destruir el objetivo
El Mechanicum avanza
Los Kusai siguieron desplazándose hacia la asesina hasta que alcanzaron el drenador de energía y se dispusieron a protegerlo, confiados en la seguridad que les ofrecían sus armaduras. Mientras tanto, Sah' O' Botai recibía la última visita que quisiera tener en un momento de semejante tensión, ya que el supervisor U'Rvel apareció acompañado de los Kroot de Shaka, que pronto echó una mirada resignada a su amigo cazador.

Los Kusai alcanzan el artilugio y se disponen a defenderlo
U'Rvel llega para sembrar la discordia
Ophelia sabía que la mayor movilidad era su principal baza y se dispuso de forma que sus eemigos no pudiesen frenar su asalto a base de fuego, y trás matar a uno de ellos con su pistola cuántica, se lanzó a la carga trabándoles en combate.

Ophelia asalta a los Kusai
Mientras tanto el resto de fuerzas de la Tecnoguardia avanzaba hasta situarse en la entrada del centro de operaciones enemigo, a la espera de las reservas que no tardarían en llegar, pues tanto los Velites como los Pretorianos se econtraban ya en la zona de operaciones.

El Mechanicum a la espera
Las reservas de Marte
Cansados de la espera, la escuadra de sombras que defendía la ruta de avance que habían tomado los Visioingenieros, buscó una posición de tiro y abrió fuego contra ellos, eliminando a todos los Servidores que los acompañaban, y retrocediendo a continuación gracias a sus retrorreactores. Mientras tanto el resto de sus fuerzas se ocultaban tras los parapetos, dispuestas a emboscar al enemigo en cuanto entrase en la sala, aunque dejando desprotegido el artilugio que defendían.

Los Visioingenieros ven desaparecer a sus Servidores bajo el fuego enemigo
Aprovechando que los Tau habían abandonado sus posiciones de defensa los Velites vieron la oportunidad y emplearon sus dispositivos de salto disforme para aparecer súbitamente en la sala y descargar sus armas sobre los Kroot de Shaka dejando a pocos de ellos con vida. A su espalda entraban en la sala también los autómatas del Mechanicum, que abriendo fuego sobre él, destruyeron el drenador de energía.

Los Velites se materializan en la sala...
...y el objetivo y los Kroot sufren las consecuencias
Ophelia sigue sin poder destruir a los Kusai

Tratando de desplegar un contraataque demoledor para recuperar la iniciativa, Sah' O' Botai dirigió a sus hombres hasta posiciones de tiro y abrieron fuego sobre el enemigo, destruyendo a los Velites e hiriendo de gravedad al Castellax. Sin embargo a continuación el Archimagos comenzó a recitar las salmodias binarias de reparación y el autómata comenzó a recuperar parte de su estructura dañada. Lejos de allí, Ophelia por fin eliminaba a los últimos Kusai, quedando libre para encargarse del artilugio Tau que había sido su objetivo desde el principio.


Los Velites son destruidos y el Castellax sufre dos heridas
Sin embargo el contraataque de los Tau no mermó la fuerza del ataque del Mechanicum y los autómatas se lanzaron sobre los Kroot y los guerreros de la Casta del Fuego destrozándolos y achicharrándolos hasta la muerte, dejando así su camino abierto hacia otro de los drenadores de energía, mientras Ophelia destruía por fin el que se había disputado con los Kusai.




El Castellax y los Thallax limpian la zona de enemigos
Ophelia destruye uno de los drenadores
Con 2 de sus drenadores destruidos, y otro a punto de serlo, la situación de los Eliminadores de Sah' O' Botai era desesperada y su victoria solo pasaba por la aniquilación de sus enemigos, pero su potencia de fuego no fue suficiente, y cuando el Castellax consiguió destruir otro drenador y los Thallax hirieron de gravedad a U'Rvel, solo les quedó la huida como medio de salvar sus vidas.

Los Tau, desesperados, tratan de eliminar a sus enemigos...
...pero son ellos los que acaban con el supervisor
Una vez eliminados los enemigos que le robaban su preciada energía, Kniester-Saal pudo volver a  su estudio. Los datos recogidos por el sistema de defensa no dejaban lugar a dudas, la reconexión de los niveles inferiores había comenzado por la activación del artilugio de una tecnología desconocida que habían encontrado los magos que poblaban el planeta. Desde ese epicentro los sistemas fueron recuperando la energía extendiéndose de forma radial, todo sugería que alguien había entrado por aquella puerta multidimensional poblando de nuevo BR.5.

Súbitamente el Archimagos comprendió lo que tenía ante sí, aquello era el contacto con alguna raza desconocida hasta la fecha por el Imperio del hombre, una raza con una tecnología que palidecía todo o que habían conocido hasta entonces. Pero, ¿donde se encotraban ahora?

Pronto encontró los sistemas de archivos que contenían las imágenes  de los servocráneos de grabación instalados en el perímetro del sarcófago que contenía La Puerta, y casi llegó a sentir algo parecido a la emoción cuando uno de estos se abrió ante sus ojos y lo vio..."

En esta última ronda de la campaña la verdad es que el Mechanicum se ha salido, con cuatro victorias de cuatro posibles, pero las partidas multijugador se han revelado como impredecibles, así que nadie tiene asegurada la victoria.


1 comentarios:

Señor Serviorco dijo...

Está Marte que se sale, me temo que en la multijugador vas a ser el enemigo a batir...
Además la parte narrativa mola un montón y ya tengo ganas de ver a los xenos.
Un saludo

Publicar un comentario