Google+

6 feb. 2014

Bólteres y Mazmorras | Misterios desvelados

"Sin duda aquel era el más profundo de los niveles del complejo subterráneo, y el mejor conservado. No solo los sistemas de soporte vital se encontraban operativos, si no que las múltiples conexiones noosféricas activas permitieron al Archimagos Kniester-Saal reunir mucha más información de la que había conseguido hasta ahora. dados los protocolos de seguridad que habían sido activados no cabía duda de que sus sospechas eran ciertas, los agentes del Mechanicum que habían creado aquellas instalaciones las habían abandonado conscientemente, tratando de dejar encerrado tras ellos una amenaza de algún tipo que habían considerado que era mejor dejar caer en el olvido, y habían tenido cuidado de que aquella información no cayera en malas manos, pues los datos específicos de su descubrimiento solo eran accesibles a través de consolas específicas situadas en cámaras de alta seguridad. Sin duda la mancha de los Xenos estaba detrás de todo aquello.

Sin embargo el Archimagos sabía que la información que había obtenido de la noosfera milagrosamente conservada también era accesible para los tecnomarines de la Guardia de la Muerte, y conociendo a los astartes y su endiablada tenacidad, estaba seguro de que no cejarían en su intento de ser los primeros en descubrir aquel misterio. Quizá pensasen que se trataba de algún arma desconocida, aunque ¿quién podía saber que pensaban aquellos seres tan básicos solo obsesionados con la guerra? La búsqueda de Kniester-Saal era mucho más profunda y lo que es más importe, se trataba de su sagrado deber con el Omnishia, de la sagrada búsqueda del conocimiento.


Conscientes de la necesidad de recabar aquella información antes que nadie la tecnoguardia se dirigió al complejo de puertos noosféricos que centralizaba las emisiones. El acceso directo a las consolas le daría al archimagos un nivel de conocimiento mayor de lo que había sucedido en BR.5, tras lo cual las desconectaría para que la información no cayera en las manos de sus enemigos. Sin embargo cuando llegaron a las instalaciones pudieron comprobar que las suposiciones de Kniester-Saal eran correctas y los astartes también habían interpretado las señales noosféricas.

El despliegue del Mechanicum
El archimagos avanzó en el centro de su formación acompañado del autómata que había podido reactivar recientemente gracias a los nodos energéticos descubiertos en el nivel superior. Su plan era acceder a la consola central mientras sus tecnosacerdotes y los Skitarii se encargaban de proteger los puertos secundarios.

Kniester-Saal avanza acompañado de sus ingenios mecánicos
Mientras tanto, al otro extremo del complejo, se encontraban los Marines Espaciales de la Guardia de la Muerte que avanzaban con sus unidades de lanzallamas en vanguardia, abriendo camino a las unidades Semper y Sepultura. Kurgan había descubierto una vía de acceso a la sala de mando del sistema noosférico de modo que, acompañado de la escuadra de exterminadores Exhumatio, se introdujo en los estrechos pasadizos tratando de sorprender así a la Tecnoguardia.

El grupo de combate Vigor Mortis
Ignorantes de la treta del general astartes, las tropas de la Logia Lemnia avanzaron hacia la sala de control lo más rápido que pudieron, pero cuando ya se acercaban al acceso más cercano sus auspex mostraron que su objetivo no se encontraba desprotegido, pues la Exhumatio ya había tomado posiciones en torno a la consola central.

Las Logia Lemnia se encuentra a un paso de la sala de control...
...cuando los extermindores emergen a través del suelo
Sin embargo Kurgan no había contado con la enorme complejidad que la álgebra hexaédrica implementada en el cortex del archimagos podía alcanzar, y los innumerables datos recogidos en los enfrentamientos anteriores le había hecho prever aquel movimiento. Rápidamente el Mechanicum se lanzó al contraataque. Haciendo uso de sus dispositivos de salto disforme lso Velites irrumpieron en la sala central y rociaron con sus disparos a los exterminadores mientras los Thallax y el Castellax abrían fuego desde la puerta. El repentino ataque de la Tecnoguardia terminó con dos de los miembros de la Exhumatio, tras los cual los supervivientes decidieron huir al verse rodeados de enemigos.

El contraataque de la Tecnoguardia hace huir a los exterminadores
El repliegue de los exterminadores permitió a una de las escuadras de apoyo tomar posiciones para bañar en prometio radiactivo a los Velites, calcinando su carne y fundiendo sus muchas partes mecánicas. Mientras tanto el resto de los astartes tomaba posiciones, con al escuadra spultura investigando un extraño contacto que su auspex que había localizado en el flanco izquierdo.

Los lanzallamas se posicionan...
...y hacen desaparecer a los Velites
Aquel contacto en el auspex de los marines no era otra cosa que la mortal asesina Ophelia, perteneciente a la hermandad de Cydonia. Sin embargo cuando lo descubrieron, ya era demasiado tarde. Como una sombra la asesina apareció tras una esquina y esquivó el desesperado fuego de supresión de la Sepultura con una sobrenatural facilidad, para a continuación lanzarse sobre los astartes decapitando a varios de ellos sin que pudieran responder a sus ataques. La duda se apoderó de los miembros de la Guardia de la muerte y comenzaron a retroceder, tratando de escapar de aquella muerte enmascarada. Sin embargo la oscuridad y los estrechos pasillos jugaron en su contra y la asesina los eliminó uno a uno hasta que todos hubieron muerto.

Ophelia acaba con la escuadra Sepultura
Mientras comprobaban que la desconexión de los dispositivos de sus hermanos de batallas significaba que la escuadra Sepultura había caído, la escuadra Semper se dispuso a cerrar el acceso a la asesina a la sala de control, esta apareció entre las sombras y abrió fuego eliminando de un certero disparo al Apothecario que acompañaba a la escuadra, para continuación asaltar a los astartes, aunque en esta ocasión, la implacable voluntad de estos les permitió contraatacar y dejar fuera de combate a la asesina En el interior de la sala de control, la escuadra Exhumatio recuperaba su valor para asaltar a los Thallax, pero no pudieron terminar con los ingenios mecánicos tuvieron que recibir el asalto del enorme Castellax y Kniester-Saal. Kurgan se abrió paso entre sus soldados para retar en desafío al Archimagos, pero, aunque consiguió herir al adepto del Omnissia, este hundió su enorme hacha de energía en la armadura del capitán eliminándolo.

El combate en la sala central se recrudece, mientras la Semper termina con Ophelia
Tratando de rescatar el cuerpo de su malherido capitán, la escuadra Semper se unió al combate en la sala de comunicaciones y su sargento vengó a Kurgan terminando con el Archimagos. Sin embargo la fuerza de los autómatas del Mechanicum era demasiado para los astartes, y viendo caer a los últimos exterminadores y a muchos de sus hermanos, los restos de la escuadra Semper huyeron abandonando la sala central al control de sus enemigos.

La Semper contraataca y elemina al Archimagos...
...pero huyen ante el empuje de los autómatas
Sin embargo los hijos de Mortarion nunca se han permitido el lujo de retroceder, y pronto, lo últimos supervivientes se enfrentaron a su destino con las armas en alto, muriendo como los mejores soldados del emperador.

La última defensa del grupo de combate Vigor Mortis
La Logia lemnia controla la sala de control
Libre ya de las intromisiones de los astartes, Kniester-Saal conectó sus dendritas a los puertos de la consola central, disfrutando al notar como su cortex se llenaba de nueva información. Los registros eran claros, los tecnosacerdotes habían abandonado aquel complejo subterráneo varios miles de años antes, y como sus sospechas le habían dicho desde el principio, se trataba de una colonia que nunca había sido descubierta por el Imperio del hombre.  Sin embargo se habían visto obligados a abandonarlo escapando de lo que consideraban un peligro insalvable. Al parecer sus excavaciones les habían llevado a descubrir lo que describían como "la puerta", una enorme máquina xenotecnológica que como pronto comprobaron funcionaban como una puerta que conectaba diferentes sitios, pero también diferentes tiempos, una máquina del tiempo que permitía viajar por las estrellas a velocidades inimaginables. La ambición de los tecnosacerdotes les llevó a activar la maquina pero aquello les llevó al desastre, ya que a través de su inmensa circunferencia llegó el enemigo. La descripción de este enemigo era muy vaga, pero no cabía duda de que no se trataba de ninguna raza de las conocidas por el Imperio. Aquella raza fue rechazada y la puerta cerrada y enterrada de nuevo, sin embargo algo les había hecho pensar que aquello no sería definitivo yu decidieron abandonar su planeta y aventurarse en el espacio en busca de un nuevo hogar. ¿Que había pasado desde entonces? ¿Quién habían activado de nuevo los niveles inferiores?, había regresado aquella extraña raza? El archimagos no tenía respuesta a aquellas preguntas, pero no cejaría hasta encontrarlas."

Empieza el tercer nivel y esto está al rojo vivo, el Mechanicum va último en el marcador general pero una victoria en este nivel aun le permitiría hacerse con la victoria. Esta partida demostró que los refuerzos que he pintado me vana  avenir muy bien, sobretodo el hecho de tener una monstruosa para enfrentarla a los exterminadores. Sin duda el trofeo a la mejor miniatura de la partida se lo ganó Ophelia. Pinté esta miniatura porque me apetecía, consciente de que no serviría de mucho porque en ZM el fuego defensivo es mortal y dudaba que llegase nunca al combate, sin embargo esta vez, gracias a una suerte increíble con las salvaciones, se portó como una auténtica asesina. Creo que en el futuro la usaré para eliminar tropas clave de las unidades con su pistola de F10 y su capacidad para hacer siempre disparos de precisión, así mató en esta ocasión a uno de los apothecarios, lo cual mermó mucho la capacidad de supervivencia de la escuadra.

0 comentarios:

Publicar un comentario