Google+

29 mar. 2013

Archimagos Kniester-Saal


"Como Magos Primaris del planeta forja Lemnos, Kniestar-Saal ostentaba el título de Menestral mayor de la Logia Lemnia, además de muchos otros títulos honoríficos como el de Artifex Secutor Princeps de la casa Hefestia, la casta de caballeros guardianes del planeta, o el de Logis Sinister del sistema Dvorak. Sin embargo hace ya décadas que dichos títulos perdieron gran parte de su significado.

Lemnia, situado en el sistema Dvorak del Segmentum Tempestus, se encontraba rodeado de varios planetas mineros que lo dotaban de una gran cantidad de materia prima lo que, unido a la gran superficie del planeta, totalmente cubierta de factorías y plantas de procesado, hacía que se tratara del principal productor de material bélico del Segmentum. Desde su redescubrimiento en tiempos de la Gran Cruzada había permanecido ligado al planeta Hefesto, del vecino sistema Siorgix, cuya casta de caballeros de la forja había jurado protegerlo, como quedó plasmado en el tratado de la Transluminia.

La situación del sistema en un lugar de relativa tranquilidad dentro de la galaxia azotada por las interminables guerras, le permitió prosperar y los planetas colmena crecían cada vez más en población mientras en Lemnia se construían enormes flotas que surtían al Imperio de algunas de sus más modernas y poderosas naves.

Esta prosperidad se mantendría durante milenios, aunque solo hicieron falta unos pocos años para destruir todo aquello que se había creado. En el año 963.M41 un terror venido de las profundidades insondables del universo intergaláctico llegó hasta el sistema, se trataba de una gran migración de las criaturas conocidas como Tiránidos que se conocería desde ese momento como la Flota Enjambre Sardauca.

Las defensas del sistema, hasta cierto punto obsoletas por la habitual falta de actividad se vieron rápidamente superadas por el inmenso número de criaturas que se lanzaron a devorar a las poblaciones planetarias, y los mundos colmena cayeron con rapidez. Solo Lemnos permanecía en pié gracias a los impertérritos Skitarii que no retrocedían a pesar del enorme número de bajas.

La batalla por el planeta se encarnizó cada vez más en una escalada bélica sin precedente, mientras los Caballeros destruían una enorme criatura tras otra, los alienígenos, sirviéndose de la enorme biomasa que habían asimilado en el sistema no dejaban de lanzar oleada tras oleada contra las defensas cada vez más débiles, hasta que finalmente se hizo evidente que Lemnos caería tarde o temprano.

El Archimagos se vio en la terrible obligación de abandonar su planeta en las últimas naves de la anteriormente espléndida flota que tenía su amarre en sus espaciopuertos orbitales. Tras salvar toda la información que pudo de los cogitadores del Manufactorum principal y rodeado de su cábala de colaboradores más cercanos y las tropas de la tecnoguardia supervivientes partió hacia el refugio de Hefesto mientras las fuerzas del Imperio iniciaban el protocolo Exterminatus que terminaría con toda forma de vida en el planeta. El sistema Dvorak fue puesto en cuarentena y los esfuerzos y recursos empleados en su limpieza aun no han conseguido purgarlo totalmente de la presencia de los horribles xenos.

Desde entonces Kniester-Saal ha dedicado su existencia a una nueva misión. Privado de sus forjas y sintiéndose un extranjero en Hefesto pronto recompuso su flota y decidió partir en busca del conocimiento, pues solo esto lo redimiría de su fallo en la defensa del planeta que se le había encomendado. La flota Lemnia, como decidió nombrarla en honor del desaparecido mudo forja, ha explorado desde entonces la galaxia luchando contra innumerables enemigos, apoyada por los caballeros de la casa Hefestia, que ligados por su juramento, viajan junto a la flota y la surten de nuevas tropas y material procedentes de las forjas de su planeta."

0 comentarios:

Publicar un comentario