Google+

20 nov. 2012

Diario de batallas | WH40K


Fecha: 18/11/2012
Contendientes: Will vs. Luis.
Ejércitos: LosÚltimos Hijos (MEC Slaanesh) vs. Lobos Espaciales.
Puntos: 2000.
Despliegue: El Amanecer de la Guerra..
Misión: La Voluntad del Emperador.
Resultado: Victoria de Luis.
Comentario: El señor lobo apuró de un trago la inmensa jarra de hidromiel fenrisiana mientras la repugnancia se dibujaba en su rostro. Su exploración rutinaria del sistema les había llevado a un hallazgo inesperado. Entre los restos de un asentamiento imperial abandonado se había obtenido unas lecturas que solo podían corresponder a armamento y vehículos de los marines espaciales, y la confirmación visual acababa de llegar, se trataba de traidores de la peor calaña, Hijos del Emperador adoradores de Slaanesh.
El asalto orbital tardó solo veinte minutos en estar dispuesto, tras desplegar a varias unidades mediante las cañoneras Thunderhawk, cuatro cápsulas se dispusieron en los hangares para caer sobre las posiciones enemigas. En tierra, los lobos salieron de la seguridad que les proporcionaba el terreno para comenzar a avanzar hacia los traidores, conscientes de que deberían soportar un duro castigo cuando estos comenzaran a descargar sus terribles armas contra ellos, sin embargo ellos eran Lobos Espaciales y no conocían el miedo. Las andanadas de los traidores se sucedían y se cobraban las primeras bajas cuando un disparo afortunado atravesó la mole de ceramita que era la armadura de exterminador del sacerdote rúnico matándolo allí mismo. Esto provocó un momento de duda en sus camaradas, un instante que se convirtió en una nueva determinación por vengar la muerte de su chamán.  Y fue en ese momento cuando la muerte cayó del cielo. Incrustándose entre las posiciones de los marines del caos aterrizaron dos cápsulas de desembarco que rápidamente vomitaron sendas escuadras de Guardias del Lobo que se lanzaron contra sus odiados enemigos. Sin embargo su ataque se vio frenado por la tenacidad de los siervos de Slaanesh que, a pesar de sufrir muchas bajas, los terminaron derrotando. Su líder, una horrible aberración en la que un marine se había visto mutado con la aparición de unas correosas alas, planeaba por el campo de batalla cortando las cabezas de los lobos sin plantear una batalla honorable. Los hijos de Russ habían sufrido terriblemente en el ataque pero continuaban avanzado, el sacrificio de sus exterminadores proporcionó el tiempo suficiente a las escuadras de Cazadores Grises que habían acompañado el ataque orbital pudieran terminar con los restos de la banda de corsarios traidores. Cuando su líder cayó finalmente, solo y rodeado de enemigos, comenzaron los aullidos de victoria y los ritos por los caídos.

0 comentarios:

Publicar un comentario