Google+

10 oct. 2012

Diario de batallas | WH40K


Fecha: 09/10/2012
Contendientes: Will vs. Luis.
Ejércitos: Los Últimos Hijos (MEC de Slaanesh) vs. Guardia de la Muerte (MEC de Nurgle).
Puntos: 2000.
Despliegue: Yunque y martillo.
Misión: La Reliquia.
Resultado: Victoria de Will (Slaanesh 5 - Nurgle 0).
Comentario: Bajo el incandescente cielo similar a acero fundido que bañaba con una luz rojiza la superficie del planeta situado en lo más profundo del ojo del terror, ambos guerreros se juraron odio eterno cuando el tímido intento de diálogo fracasó estrepitosamente. El artefacto cúbico que habían localizado en aquel planeta les había hablado con voz propia y la criatura encerrada en su interior prometía su favor a aquél que le liberara de su prisión. Convencidos de que semejante recompensa les correspondía por derecho ambos caudillos llamaron a sus partidas de guerra cargados de odio y ansiosos por iniciar la masacre. Los primeros en llegar hasta el artefacto fueron los seguidores del dios de la podredumbre, pero en cuanto lo recogieron su posición fue bañada por las armas sónicas mientras el resto de las fuerzas de Slaanesh rodeaban su posición asesinando a todo enemigo que se interponía en su camino. En el flanco opuesto eran los Vindicators de la guardia de la muerte los que castigaban a los Últimos Hijos con sus proyectiles de asedio, matándolos a decenas. Sin embargo, cuando las tropas de asalto llegaron hasta ellos acallándolos, el destino de los siervos de Nurgle parecía sellado. Ambos caudillos permanecían sumidos en lo duelo singular, sin que ninguno consiguiera hacer valer su habilidad en combate, cuando la luz comenzó a declinar. Los fieles de Slaanesh eran los dueños del campo de batalla y esperaban los favores del misterioso ser atrapado en el artefacto.


1 comentarios:

lcd dijo...

Una suma de errores:
El principal, pensé que se podía correr con la reliquia, por lo que íba a cogerla y huir hacia mis vindicators, dejando 3 pantallas de plagosos para retrasar las tropas de asalto viciosas hasta que acabara la partida... pero en vez de ello fui ametrallado en el centro del tablero por no poder salir de allí a tiempo.
También dolió olvidarse de que las armas sónicas ignoran cobertura, por lo que el combate nocturno se las pela
De todos modos, fue una gran partida, muy igualada hasta el final

Publicar un comentario