Google+

25 jun. 2012

Apetito insaciable | WH40K

"Mientras recitaba los mantras que expandían los límites de su mente hasta las revelaciones exteriores, los movimientos estereotipados de sus brazos eran cada vez más pausados y fluidos. El claustro del librarium en el que se encontraba era uno de los pocos lugares de la fortaleza en los que se podía contemplar el plomizo cielo de Queronea. La luz que se filtraba a través de los escudos que protegían el Theutonicorum teñía el lugar con un tono azulado que bañaba la túnica ocre con la que se cubría el epistolario mientras meditaba, situado en el mismo centro del claustro rodeado de columnas. Su enorme cuerpo modificado genéticamente, brillaba con tonos dorados, ungido como estaba en los aceites ceremoniales. Melicertes ostentaba el título de Epistolario del librarium del capítulo  desde hacía más de cuarenta años, sus enfrentamientos con los extraños brujos de los Eldar formaban parte del libro de honor de los Guanteletes del Infinito y sus capacidades clarividentes habían sido la base de la estrategia en innumerables campañas y batallas desde que fuese nombrado miembro de la orden de los bibliotecarios.
Hacía semanas que las corrientes de los mares del tiempo le resultaban turbias e ilegibles. Su mente, acostumbrada a fluir a través de ellas como si formaran parte de su misma esencia, se encontraba bloqueada por energías que no era capaz de describir, y el empuje de las corrientes la arrastraba a sitios tenebrosos, repletos de devoradores del vacío, de los que se veía obligada a huir sin remedio. El rito que ahora iniciaba era un nuevo intento de explorar el mar eterno en busca de respuestas. Se trataba de una antiquísima fórmula extraída de uno de los códices más antiguos del librarium. Según le había enseñado su maestro se trataba de una copia de un manuscrito aún más antiguo, salvado de las llamas en la destrucción de Prospero, y era el secreto mejor guardado de su orden, ya que la inquisición lo había declarado como un texto malito y hereje. Sin embargo Melicertes sabía que solo la superstición dictaba este juicio, pues las páginas del códice estaban repletas de advertencias contra los poderes del Inmaterium.
Su mente ya se encontraba en el mismo límite de la realidad cuando los servidores automatizados comenzaron a encender los incensarios que rodeaban el anagrama protector que había dibujado en el suelo de mármol. La mezcla de hierbas traídas de todo el Imperio impregnó rápidamente el ambiente cargándolo con un olor ácido y penetrante, los cuerpos de los servidores, al no estar dotados de la resistencia a los venenos del cuerpo del astartes, pronto empezaron a caer en un letargo que repentinamente se transformó en un estatus convulsivo que precedió a su muerte. Sin embargo el efecto sobre el bibliotecario fue el de un suave sedante que le permitió liberar su mente definitivamente de las ataduras del mundo material, permitiéndole desplazarse por el éter con total armonía con el mundo de las emociones. Reconoció los efectos del nuevo ritual en cuanto su esencia comenzó a explorar la disformidad, nunca había notado semejante libertad ni poder, acostumbrado como estaba a dejarse llevar por las corrientes sólo pudiendo elegir en ocasiones que bifurcaciones tomar, ahora podía elegir la dirección de su vuelo y transitar entre las corrientes como si estas no fueran más que delicadas brisas que acariciaran su rostro. Valiéndose de este poder, pero concentrando toda su mente en no dejarse llenar por él, en no permitir que su ego lo llevara a explotarlo más allá de sus capacidades, conciente de que esa sería su perdición ante el Caos, se elevó por encima de las corrientes que dictaban el destino de Queronea para tener una visión de su estructura como nunca había podido tener cuando se limitaba a sumergirse en ellas y ver por qué caminos le llevaban.
Lo que vio le dejó sin aliento, y tuvo que usar toda su capacidad de autocontrol para que las sensación de incertidumbre que experimentaba, lo más cercano al miedo que su mente de astartes le permitía estar, le atara de nuevo al mundo material. Los caminos del destino de su planeta confluían irremediablemente hasta un punto, una especie de enorme muro de energía psíquica, si es que algo tan figurativo se puede emplear para describir las características de la disformidad, tras el cual su mente no podía penetrar. Cuando intentó acercarse a esta incógnita pudo sentir cómo le repelía, haciéndole sentir una sensación abrasadora acompañada de un dolor agónico que se infiltraba en lo más profundo de su alma. Haciendo uso de las fórmulas finales del ritual se decidió a llevar su poder más allá de lo que nunca había experimentado consciente del riesgo que esto suponía pero sabiendo también que solo el podría desvelar este enigma.
Pudo sentir como su esencia espiritual se fortalecía escudándose tras una coraza que le hacía ignorar el dolor. Así comenzó a penetrar en la inexpugnable barrera de energía, poco a poco, intentando mantener en todo momento sus poderes bajo control. Cuanto más profundamente la exploraba más difícil le resultaba mantener el dolor a raya, sin embargo su estoicismo le permitió ignorar este sufrimiento y continuar su avance sin dudarlo un instante. La presión cada vez era mayor y amenazaba con despedazar su mente cuando comenzó a percibir la esencia de aquella impenetrable incógnita. Pudo sentir una sed imposible de saciar, una rabia que solo la sangre podía paliar momentáneamente, una energía primordial desatada que ningún dique podía frenar. Súbitamente su mente pudo captar imágenes de mundos arrasados hasta los cimientos, continentes en llamas y ciudades enteras devoradas. Estas se sucedían cada vez con mayor rapidez saturando la capacidad de percepción de su mente. La rabia se hizo cada vez más tangible y pudo comprobar como era ésta la que vinculaba el terrible dolor que podía sentir lacerando los centros del dolor de su cerebro físico. La angustia y el dolor se hicieron insoportables pero continuó avanzando hacia el centro del misterio, continuó avanzando y sufriendo más allá de lo descriptible, más allá de todo lo comprensible y expresable, avanzaba y sufría, avanzaba y sentía como esa rabia, ese apetito imposible de saciar crecía sin fin, avanzaba y creía que ya tenía al alcanza de su mano la respuesta cuando se despertó.
Con un grito que no parecía poder proceder de una garganta humana, su mente volvió a la unirse a su cuerpo sufriendo convulsiones que rompieron varios de sus huesos duros como el acero. Su cuerpo calló en un letargo que le protegió de la muerte cuando los órganos de astartes se estimularon.
Las semanas pasaron y los cuidados de los apotecarios le trajeron de nuevo a la vida, pudiendo comprobar el vacío de sus ojos cuando despertó. El precio que había pagado había sido muy alto, las mutilaciones que la energía psíquica le habían causado habían obligado a sustituir partes de su cuerpo por varios implantes mecánicos que le recordarían siempre su osadía. Sin embargo tenía la respuesta, en el último instante que había pasado explorando las corrientes del mar eterno su mente había captado la fuente de aquella inconmensurable energía. Ante los ojos de su forma astral había aparecido una forma enorme, cargada de odio y sed de sangre, un ser capaz de aglutinar bajo su mando a innumerables de los de su raza un guerrero sin parangón capaz de arrasar planetas. Ser trataba de un inmenso orko, un señor de la guerra cuyo waaagh se dirigía directamente al sistema Queronea y al que el capítulo habría de hacer frente si quería sobrevivir."

Este es el comienzo de una saga que espero se exitenda por los próximos meses, más probablemente a partir del final del verano, y que enmarca el proyecto que tenemos entre otro miembro de orgullo freak, firmante como LCD, y un servidor. La idea es hacer algo similar a "la leyenda de los cuatro jugadores" que apareció en las páginas de la WD, o a las "Escaladas" que a tan buen puerto están llevando en el blog de Cargad!, con nuestros incipientes ejércitos de WK40K, los marines espaciales de los Guanteletes del Infinito en mi caso y los Orkos en el de mi compañero de fatigas. En estas páginas ya habeis podido ver los progresos de mi ejército y espero poderos enseñar pronto los primeros orkos pintados por LCD. Estas tropas, que cuando empecemos a postear espero que incluyan unos 750pts nos servirán de punto d epartida para el proyecto que espero nos lleve a tener sendos ejércitos pintados de al menos 2000pts.

Os iremos informando.

0 comentarios:

Publicar un comentario