Google+

5 mar. 2012

Artheldor Renacido | Invierno Año III


"En el tercer año de la batalla por la hegemonía sobre el reino de Artheldor los vientos de magia se desataron y cambiaron la faz de la tierra. Probablemente las repetidas luchas en torno a los vórtices mágicos que son las ruinas de la región rompieron los sellos que mantenían los vientos de magia controlados de modo que estos azotaron las tierras circundantes. Así, un hecho insólito tuvo lugar, el invierno precedió al otoño, las hojas de los árboles se cayeron antes de marchitar y cuando las nieves se derritieron brotaron de nuevo en las ramas con tonos ocres y marrones."
"Esta extraña estación fue testigo de los infructuosos intentos de los contendientes por hacerse con los objetos de poder que tanto anhelaban. Nevsky, tras terminar en los meses anteriores con todos los guardianes de sangre fría de las ruinas se enfrentó cara a cara con una amenaza mucho mayor. Frente a él aparecieron las fuerzas del Inmaterium en forma de una terrible horda de demonios dirigidos por dos terribles amenazas, los entes de la disformidad conocidos como El Guardián de los Secretos y El Señor de la Transformación. La derrota del Clan del Champiñón Rojo fue total y el propio Nevsky fue herido en batalla. Sus fuerzas se dispersaron por la región, aunque pronto estarían de nuevo listas para la lucha."
"No fue el chamán goblin la única víctima de las fuerzas del infortunio. Valiéndose de su control sobre el tiempo y el espacio, al mismo tiempo que terminaban con los pieles verdes se encontraban planteando batalla a los No Muertos de Zertok en el norte con idéntico resultado. El precio que se estaba cobrando la búsqueda de los contendientes era cada vez más alto."
"Alejados de las influencias mágicas de las ruinas los elfos y los enanos se enfrentaban mientras tanto por el control de los pasos de montaña. Las fuerzas de Altharión sitiaron la ciudad enana que guardaba el paso de montaña, decididos a hacerse de nuevo con las cotas de mineral de la zona. Sin embargo los barbudos generales no estaban dispuestos a dejarse matar de hambre en un largo sitio y salieron de su fortaleza buscando plantear batalla. La lucha fue encarnizada, los enanos terminaron con la vida de muchos de sus enemigos de orejas puntiagudas achicharrándolos con los cañones del escuadrón de girocópteros con el que contaban. Sin embargo esto no fue suficiente y los elfos obtuvieron la victoria terminando con la vida de hasta el último enano dispuestos a que nunca jamás se volvieran levantar en armas contra ellos. Aquel día se anotaron muchas nuevas entradas en el libro de agravios del clan Runarroja. El destino de la ciudad estaba sellado."

Extracto de los Relatos Artheldianos
Atribuido a Willberg Locorrojo

0 comentarios:

Publicar un comentario