Google+

31 dic. 2011

Artheldor Renacido | Primavera Año III


"Algo ardía intensa y dolorosamente en el interior de Nevsky, el solo sentía el sufrimiento y la desdicha pero no sabía que su origen no era otro que la voluntad de Artheldor, el cual, al darse cuenta de que la ineptitud del receptáculo que había elegido, le empujaba a cumplir su destino lo antes posible. Así, los ejércitos de los pieles verdes se dirigieron a las ancestrales ruinas cercanas a su capital dispuestos a ser los primeros en encontrar los legendarios objetos del rey elfo. Sin embargo su destino aun no se cumpliría. En el norte Mabuse se vio superado por los No Muertos que guardaban los secretos de las catacumbas, mientras que al este Nevsky, tras aplastar la defensa planteada por un grupo de Hombres Lagarto que, dirigidos por dos Sacerdotes Slam, había acudido a la zona gracias a sus artes mágicas dispuestos a que nadie volviese a desestabilizar el equilibrio de poder en el mundo, se adentró en las oscuras mazmorras dispuesto a afrontar sus peligros en solitario. Para su consternación estos finalmente le superaron, y cuando por fin volvió a salir a la luz, mostraba las heridas fruto del acoso de quien sabe que horrores de antaño."
"Los Pieles Verdes no fueron los únicos dispuestos a dirimir el destino de la tierra lo antes posible. En el extremo sur del reino Borch Runarroja envió a uno de sus lugartenientes a lo que parecían los restos de un antiguo palacio, solo para ser emboscado por las fuerzas de la ruina. Los demonios de la disformidad los rodearon y masacraron sin piedad terminando con todas sus esperanzas."
"Mucha fue la sangre vertida en esta estación, ya que los Enanos, al abandonar Nevsky la defensa del paso del río se adentraron en el territorio de sus ancestrales enemigos haciéndose con el control de uno de sus asentamientos y de la mina de las colinas cercanas."
"Finalmente, el enfrentamiento entre los esbirros de Zertok y los soldados de Altharion continuó sin piedad. En esta ocasión, sabedor del odio ancestral que se procesaban, el vampiro envió a sus aliados Elfos Oscuros a luchar contra sus primos de Ulthuan. La batalla resultante fue sangrienta como pocas se recuerdan, en ella los Altos Elfos dieron clara muestra de su habilidad marcial cercenando la vida de incontables enemigos, sin embargo, cuando todo parecía perdido, un héroe, de un poder inconmensurable se alzó entre los cadáveres para, con la ayuda de sus objetos de poder, que parecían hacerle invulnerable, decantar la contienda a favor de los pobladores de Naggaroth"

Extracto de los Relatos Artheldianos
Atribuido a Willberg Locorrojo

1 comentarios:

Jorge Garcia dijo...

Buenísima crónica :)

Publicar un comentario