Google+

6 jun. 2011

Artheldor Renacido | Cuarta parte

El honor de los dragones

Altharión tenía que hacer verdaderos esfuerzos para ocultar el desprecio que sentía en ese momento. Siempre que acudía a la corte del Rey Fénix le ocurría lo mismo. Todos aquellos cortesanos, supuestos nobles cercanos al monarca le resultaban los seres más odiosos de la tierra. Ninguno de ellos tenía ni una mínima porción de la nobleza que corría por sus venas. Algunas de las familias incluso habían alcanzado los privilegios de su clase mediante los méritos del combate o incluso, en algunos casos, por logros políticos, y ninguna podía presumir de un linaje tan añejo y legendario como el del príncipe Altharión. Sus raíces se perdían incluso en la milenaria memoria de los elfos. Muchos nombre ilustres procedentes de su árbol genealógico figuraban en algunas de la más legendarias historias de Ulthuan pero, a pesar de ello, nunca un miembro de su familia había sido postulado para Rey Fénix y se les denegaban los honores que realmente merecían. Entre los miembros de su linaje era admitido que los Reyes les habían frenado en sus ambiciones conocedores de alguna información, algún hecho del pasado oculto a lo ojos de los súbditos que marcaba su familia como maldita condenándola al ostracismo, pero esto estaba a punto de cambiar.

El príncipe elfo estaba decidido a situar su nombre tan alto como se merecía y por eso había planeado un robo en las cámaras del propio monarca. Durante muchas décadas había planeado su golpe y ahora tenía ante sí el fruto de sus esfuerzos. Los documentos a los que había tenido acceso no eran otros que el relato de su antepasado: Artheldor. Al fin todo encajaba, al fin la envidia que había llevado a los Reyes Fénix a robarle aquello que era suyo por derecho, quedaba a la luz. Todos temían que el verdadero poder de su linaje se pusiese de manifiesto porque sabían que no podrían hacerle frente, no podrían evitar que Altharión reinase hasta el fin de los tiempos sobre sus envidiosos hermanos una vez heredase el poder de su antepasado.

0 comentarios:

Publicar un comentario