Google+

9 may. 2011

Mazticafetoz | Equipo de Blood Bowl


Nombre: Mazticafetoz.
Raza: Orcos.
Capitán: Mabuse.
Jugadores estrella:

1. Mabuse "Mazticafetoz" | Capitán, Blitzer.
Cansado de aplastar cráneos con su enorme rebanadora de batalla, de padecer largas campañas para llevar a su waaagh a tierras donde conseguir manjares para sus banquetes y de aguantar las impertinencias del shamán goblin de la tribu, decidió buscar fortuna en el mundo del Blood Bowl... ¡Y le encanta! Los fans rápidamente aprendieron sus gustos culinarios y antes de cada partido le agasajan con los vástagos más exclusivos de la región.

2. Grozjny | Blitzer.
En batalla acostumbraba a entrar en batalla montado en un destartalado carro tirado por sus dos fieles jabalíes, Gancho y Directo. No había nada que le gustara más que arremeter contra las apretadas filas de enemigos y verles volar por los aires. Está claro que su sitio estaba en un terreno de juego.

3. Nevsky | Blitzer.
Antiguo líder de la tribu de los Ojos Rojos tiene una horrible alergia al césped, de modo que nadie sabe como acabó jugando a un deporte que se desarrolla, la mayoría de las veces, en este terreno. Lo único que está bien claro es que esta alergia le pone de un humor extremadamente malo, lo cual resulta excelente para su equipo, si exceptuamos las ocasiones en que el goblin, mascota y jugador numero 12 del equipo, tiene la mala fortuna de estar cerca de él.

4. Karamázov | Blitzer.
Aun no ha llegado a entender por qué el capitán se empeña en que se ponga el casco y las hombreras antes de entrar en el campo cuando Karamázov sabe de sobra que lo que realmente le protege son las pinturas de su tribu que lleva bajo el uniforme. Desde que los rumores del waaagh Mazticafetoz llegaran a las selváticas arboledas donde vivía con la tribu decidió seguir a Mabuse allá donde este fuera, aunque lo cierto es que esto de pegarse con caníjoz y orejótaz sin arrancarles las entrañas no le sigue resultando muy extraño.

5. Vladimir Ilich | Lanzador.
Antes de entrar en este mundillo Vladimir ejercía de ezpabilagoblins en la dotación de un lanzapinchoz, lo que le ayudó a afinar su puntería y medición de las distancias. Acostumbrado a estar atrás, protegido por la línea de batalla, este deporte le parecía demasiado estresante. Sin embargo, cuando vio las cantidades de cerveza que se servían tras el partido (a los superviviente, claro) decidió que quizá no estaba tan mal.

0 comentarios:

Publicar un comentario