Google+

7 feb. 2011

IV Compañía de Batalla de los Ángeles oscuros


En el año 936.41M la gloriosa resistencia de la IV compañía de los Ángeles Oscuros en la defensa de Berien VI marcaría su destino de forma imborrable.

Las exploraciones del Ala de Cuervo habían revelado la presencia de un viejo enemigo tras las recientes incursiones de corsarios Marines Espaciales del Caos en las cercanías del planeta Berien VI, una colonia imperial con no más de 150 años de antigüedad en el Segmentum Ultima. Las fuerzas del Caos estaban comandadas por un poderoso psíquico llamado N’Cthall. Sin embargo las investigaciones del Círculo Interior habían determinado que realmente se trataba de un caído del que no se tenían noticias desde hacía mil años, Alhadel.

La IV compañía se encontraba a bordo de su crucero de asalto, Redención, y fue movilizada al sector. La misión de la compañía dentro del capítulo era la de una fuerza de vanguardia. Actuando en conjunción con el Ala de Cuervo sus acciones consistían en rápidas ofensivas destinadas a actuar antes del establecimiento de una defensa organizada. Sin embargo esto era lo de Alhadel estaba esperando.

En cuanto salieron de la disformidad los navegantes detectaron la presencia en las inmediaciones de cuatro acorazados que cruzaban el umbral a la realidad, los poderes de la ruina los habían mantenido ocultos durante su viaje por el Inmaterium. Superados en número y potencia de fuego, los Ángeles Oscuros se vieron obligados a un desembarco de emergencia en el planeta. Nada mas aterrizar el comandante de la compañía inició los preparativos para la defensa planetaria, el enemigo no tardaría en atacar.

Las fuerzas con las que contaba bajo su mando no eran en absoluto desdeñables: una compañía completa de marines espaciales, tres escuadras del Ala de Muerte al mando del capitán Shagiel y 5 regimientos de la Guardia Imperial que formaban parte de la guarnición de la colonia. Pero la ofensiva que iban a tener que soportar superaba ampliamente todo lo que pudieran esperar. Durante la primera semana parecía que, aunque el coste de vidas seria alto, las fuerzas del Caos nunca podrían superar la férrea defensa imperial. Sin embargo Alhadel había firmado un pacto con los demonios de la disformidad y estos no tardaron en aparecer.

Las fuerzas desatadas sobre el planeta superaban lo que ninguno de los duros veteranos de los Ándeles Oscuros hubiese presenciado anteriormente y parecía que las llamadas de socorro no evitarían la caída de la colonia. Las bajas en el bando imperial crecían de forma alarmante y no hubo más remedio que retirarse a defender el último bastión en pie del planeta, la ciudad fortificada de Locus Prima. Tras sus muros se reunieron no más de un centenar de soldados, de los cuales poco más de la mitad eran Marines Espaciales.

Finalmente la ayuda largamente esperada llego al planeta, la cólera del emperador se cernió sobre los proscritos servidores del Caos en forma de dos compañías de Ángeles Oscuros acompañados del Ala de Muerte y las fuerzas de los Caballeros Grises. Sin embargo para entonces solo doce hombres permanecían en pié: El capitán Shagiel que había organizado la defensa final tras la caída del comandante, cuatro miembros del Ala de Muerte (los hermanos Amariel, Nemiel, Zahariel y Ramiel), el capitán Jofiel, de la escuadra de veteranos Zadkiel y seis Marines de la IV compañía.

Grandes honores les fueron otorgados a estos soldados:

El Capitán Shagiel fue investido como Señor de la IV compañía, desde entonces ostentaría el cargo de Gran Maestre Redentor y portaría, como símbolo de su poder, el “Penitenciorum,” un martillo de energía ancestral perteneciente al capitulo desde la época de la gran cruzada. Él mismo participó en el interrogatorio de Alhadel dándole muerte tras su confesión como es potestad de su cargo.

Los supervivientes de la IV compañía formarían la guardia personal del Gran Maestre, lo que le otorgaría a esta el honor de estar formada por Once escuadras. El nombre de esta escuadra sería Berien, sus miembros serían investidos con honores de veteranos, y estaría al mando del Maestre Jofiel. Éste fue herido durante la batalla sufriendo graves lesiones en el rostro, que tuvo que ser sustituido en gran parte por prótesis biomecánicas. Se encontraba junto a Shagiel en el momento de ser herido y había luchado con honor a su lado. Por recomendación del Gran Maestre le fue concedido el mayor honor dentro del capítulo, las “Alas de Caliban” que porta en su yelmo desde entonces.

La escuadra se completó con los hermanos del Ala de Muerte supervivientes, una vez que estos, sintiéndose obligados por los fuertes lazos de hermandad creados durante la defensa final, solicitaron formar parte de la escolta de su capitán. Formarían parte de la IV compañía sin perder sus privilegios como miembros del círculo interior.

Dramatis Personae:
  • Gran Maestre Redentor Shagiel: Señor de la IV compañía de Ángeles Oscuros.
  • Maestre Jofiel: Capitán de la IV compañía de Ángeles Oscuros y oficial de la Escuadra Berien.
  • Maestre Sabaquiel: Comandante de campo de la IV compañía de Ángeles Oscuros.
  • Luzbel: Capellán interrogador.
  • Irauel: Capellán asignado a la IV compañía de Ángeles Oscuros.
  • Hermano Joel: Bibliotecario.
  • Hermano Wiliel: Apotecario de la IV compañía de Ángeles Oscuros.
  • Hermano Haniel: Campeón de la IV compañía de Ángeles Oscuros.
  • Hermano Sheol: Portaestandarte de la IV compañía de Ángeles Oscuros.
  • Hermano Annihillus: Dreadnought de la IV compañía de Ángeles Oscuros.
  • Hermano Hyrion: Dreadnought de la IV compañía de Ángeles Oscuros.

2 comentarios:

W40kTenerife dijo...

Muy bueno me ha gustado :)

Will dijo...

Muchas gracias, yo visito a menudo La forja de Marte asi que es un gustazo leer tu opinon

Publicar un comentario